Rocambolesc, la llegada a Madrid de la ‘factoría Roca’

La heladería ideada por Jordi Roca y Alejandra Rivas abre en el nuevo área Gourmet Experience de El Corte Inglés del número 52 de la calle Serrano (como concepto ‘vecino’ de Salón Cascabel y StreetXO), en una apertura que supone el desembarco en Madrid de los dueños de El Celler de Can Roca.

Actualización: Desde el 1 de junio de 2015, El Celler de Can Roca está posicionado como el mejor restaurante del mundo en 2015, según la lista 50 Best; aquí puedes consultar el listado.

Gastroeconomy_RocambolescMadrid2

Sus creadores: Jordi Roca, pastelero y socio con sus hermanos Joan y Jordi de El Celler de Can Roca (restaurante de Girona posicionado como número dos del ránking mundial), y su mujer, la pastelera mexicana Alejandra Rivas.

Concepto: Rocambolesc es una heladería creada por Jordi Roca y Alejandra Rivas, en la primavera de 2012, con la apertura de un primer local en el centro de Girona. Un año después, arrancó el segundo en Playa de Aro. Además, parte de su oferta de helados está disponible en el Hotel Omm, en Barcelona (perteneciente a Grupo Tragaluz y gestionado por la saga Roca), y en un carrito que se mueve por diferentes eventos.

Gastroeconomy_RocambolescMadrid12Este formato de heladería, que desde sus inicios concebido con el look de la novela y película “Charlie y la fábrica de chocolate”, llega a  Madrid, como uno de los tres formatos gastronómicos que conviven desde ayer en la séptima planta del nuevo área Gourmet Experience de El Corte Inglés del numero 52 de la calle Serrano (esquina con Ayala), en Madrid, junto con Salón Cascabel, la antojería mexicana de Punto MX, y StreetXO, concepto de cocina callejera asiática creado por David Muñoz (DiverXO) y que se ha mudado desde el centro de Callao a esta nueva sede, en un local más amplio.

La apertura de Rocambolesc es en sí misma muy atractiva dentro de la apuesta gastronómica top de El Corte Inglés, pero lleva aparejadas más reflexiones: Madrid gana una heladería, formato de negocio que escasea bajo ofertas de calidad en esta ciudad; y, sobre todo, implica la llegada de la saga Roca a Madrid, mercado en el que nunca han trabajado, algo que constituye todo un hito en el gastrosector español. “Es nuestra primera salida de Cataluña y estamos muy ilusionados”, señalaban allí Ale Rivas y Jordi Roca, que este fin de semana despachan en persona y con su equipo en Rocambolesc Madrid. Ayer, los clientes hacían cola para comprar helados y bollería ‘made in Roca’, pero también para fotografiarse con Jordi Roca.

Gastroeconomy_RocambolescMadrid13Rocambolesc, que surgió a partir de una idea de crear un carrito callejero de helados (a partir del clásico carro de postres, recuperado y reinventado en la sala de El Celler de Can Roca), repite formato de negocio: una oferta centrada en seis sabores (que pueden ir variando incluso en función de algún producto de temporada) de helados cien por cien artesanos.

El espacio cuenta con un protagonista: su carrito-mostrador de helados, réplica del existente en su ‘casa madre’ de Girona, que suma los helados y los ‘toppings’ (frutas deshidratadas, frutos secos, trozos de bizcocho o galleta…) para acompañarlos. Junto con el carrito-mostrador de helados y las estanterías, este concepto cuenta en Madrid con una zona de mesas altas con taburetes, en la que los clientes se pueden sentar a tomar un helado, bollería o un café.

Con información ampliada el lunes 12 de enero, en la presentación del nuevo área de El Corte Inglés de Serrano 52, Jordi Roca explicó que “en Rocambolesc, hacemos un formato de postres a través de los helados. De hecho, es una forma diferente de presentar los postres de El Celler de Can Roca en forma de helado. No hacemos paranoias, sino helados pensados de una manera distinta”. El menor de los Roca recordó el papel clave de su mujer en la gestión y el desarrollo de Rocambolesc. “Alejandra es quien lleva las tiendas y me da la libertad para poder estar en El Celler volcado al cien por cien con mis hermanos”. Según Jordi Roca, “ha sido un reto traer el concepto de Rocambolesc que era un local a un espacio como éste, en el que, con Salón Cascabel y StreetXO, funcionamos como una comunidad de vecinos”.

Gastroeconomy_RocambolescMadrid30La carta: La ‘carta’ de helados está formada por seis sabores, que, en el estreno de Rocambolesc Madrid, son Panettone, Vainilla, Chocolate, Yogur y Manzana al horno, a los que se suma un sorbete de Carota (zanahoria, naranja y albaricoque). Cada uno tiene una recomendación de ‘toppings’ para consumirlo, pero el cliente puede elegir los tres que prefiera o tomar sin aderezos. Se puede tomar en cucurucho de barquillo (3,75 o 3,25 euros, con o sin toppings) y en tarrina pequeña (3,75 o 3,25 euros, con o sin toppings) o grande (4,75 o 4,25 euros).

“Siempre tenemos cuatro sabores básicos, que no cambiamos, como vainilla y chocolate, a los que añadimos dos sorbetes, que van variando por temporada”, Alejandra Rivas señaló en la presentación del lunes 12. “Cada helado representa algún postre que ha tenido Jordi en El Celler. No es una representación exacta, sino una versión para la tienda como un postre divertido”, añade.

No hay que perderse el ‘Panet’ (4,95 euros), algo así como una merienda perfecta para amantes del helado: consiste en un ‘helado caliente’ que rellena un brioche que se sella en una especie de sandwichera hecha a la medida de los Roca, formato lanzado como fórmula de invierno en 2013 en el local de Girona. Están, asimismo, disponibles los dos polos (helados envasados y presentados en palo), que Jordi Roca y Ale Rivas lanzaron en 2014: el ‘Helado Oscuro’, homenaje a Darth Vader, y la ‘RocaTocha’, con la forma de la nariz de Jordi Roca. Como novedad, Jordi Roca y Ale Rivas lanzarán de cara a la verano un polo nuevo homenaje a Madrid: “Un polo de oso con sabor a madroño”, avanza Rivas.

Gastroeconomy_RocambolescMadrid1Además, se puede tomar café (de 1,95 a 2,45 euros) y un listado más amplio de sabores de helados y sorbetes está disponible en un arcón para llevar a casa envasados en tarrinas de medio litro.

La propuesta de la sede de Madrid se completa con una novedad: la bollería creada por la ‘factoría Roca’, como sus imperdibles cruasanes (mantequilla, manzana o chocolate), galletas (tipo ‘cookies’) y magdalenas (de chocolate y aceite de oliva o de almendra y naranja). Además, en Rocambolesc, encontrarás otras curiosidades, como el ‘Postre Láctico’ (en la línea denominada por Jordi Roca “postres Ikea”, pensados para llevar y hacer en casa en formato ‘take away’), chocolates (en tabletas y cajas), algún libro y el perfume ‘Nuvol de Llimona’ (‘Nube de Limón’), creado por el pastelero a partir de un postre.

Tícket medio: Se puede tomar un helado por un precio de 3,25 a 4,75 euros.

Su interiorismo: Como todas las sedes de Rocambolesc, el espacio de Madrid tiene un interiorismo firmado por Sandra Tarruella, reconocida interiorista catalana y creadora, además, del diseño de El Celler de Can Roca. Igual que en los locales de Girona y en todas las acciones desarrolladas por esta heladería, también lleva el sello del estudio de diseño gráfico Run, responsable de la identidad corporativa y del ‘packaging’.

Más información sobre los conceptos Gourmet Experience en Serrano 52:

Gastroeconomy_StreetXO-Gourmet Experience Madrid Gastroeconomy_Cascabel-Gourmet Experience Madrid Gastroeconomy_Gourmet Experience Madrid

Más información sobre Gourmet Experience de El Corte Inglés Serrano 52:
DóndeWebPrecio

Rocambolesc. El Corte Inglés (Gourmet Experience). Serrano, 52 (esquina con Ayala). 7ª Planta. Madrid

Helados: De 3,25 a 4,75 euros

Más información sobre Jordi Roca en el Directorio de Chefs de Gastroeconomy:

Fuente de las fotos: MFG-Gastroeconomy.

[wzslider]

Acerca del autor



"Soy economista de formación y periodista de profesión. Mi vocación es escribir, casi de lo que sea. Por una promoción profesional, empecé a escribir sobre gastronomía como vía de escape y, tras unos años, es a lo que decidí dedicarme, con el portal GASTROECONOMY como principal proyecto. Me encanta comer y escribir y sostengo que, en el sector gastronómico, hay mucho que contar desde la seriedad, el rigor y la profesionalidad. La palabra 'foodie', que formó parte del subtítulo de este 'site' en sus primeros años, hoy me da alergia. En todo caso, el lujo es poder escribir, algo que me encanta y que me enseñaron a hacer en mi casa y en el diario económico Expansión (www.expansion.com)”.

2 Comentarios
  • larao8i7
    Publicado a las 21:10h, 16 septiembre Responder

    Ami me parece q jordy roca es el mejor sn duda

  • Teresa
    Publicado a las 18:30h, 19 mayo Responder

    Tienen helados sin gluten

Publicar un comentario