TriCiclo, la democratización de la cocina contemporánea

10 Gastroconceptos innovadores de 2013 (3/10)

Gastroeconomy_TriCiclo1

Formato de negocio: Podría pasar por un local chic o ‘hipsteriano’ del inquieto Barrio de las Letras, si no fuera porque es una de las aperturas del año 2013 en Madrid. Tres amigos, cocineros, emprendedores y profesionales formados en reputados establecimientos, decidieron abrir su propio negocio con el objetivo de dar bien de comer. Por eso, este formato materializa el triunfo de lo obvio: tres chefs cocinando con las técnicas y maneras aprendidas en grandes restaurantes (junto a profesionales como Nacho Manzano), utilizando materias primas top de temporada, versionando recetas tradicionales y ensayando otros platos más ‘viajados’, bajo una fórmula informal que democratiza la relación con el comensal en la sala, para dar a luz una casa de comidas contemporánea, concebida bajo una estructura de costes razonable.

Si estas premisas parecen pura lógica, por desgracia se echan en falta cuando se observa la escena culinaria de la capital, plagada en los últimos años de aperturas de locales fashion o chic para una pretendida clientela foodie –que no es tal– y donde se olvida que lo importante es dar de comer rico y mimar al cliente. Javier Goya, Javier Mayor y David Alfonso son los artífices de este espacio abierto el pasado verano, que llena sus mesas a diario y en el que conseguir una reserva en fin de semana ya requiere varias semanas de espera y, entre semana, también  resulta complicado. En siete meses, TriCiclo se ha convertido, de hecho, en una de las mesas más demandadas de Madrid.

En este local, se come muy  bien por un tícket medio de 25 a 40 euros, a través de una carta que ofrece la mayoría de los platos bajo la infalible fórmula de las raciones, medias raciones y tercios de ración, que permite al cliente probar muchos platos y decidir sobre la composición de su ‘menú’. Por la suma de todas estas razones, TriCiclo es la democratización de la gastronomía de vanguardia.

Para redondear el retrato de un micronegocio al que auguramos y deseamos una larga vida, no hay mejor presentación que la que este trío ofrece en su web: “TriCiclo nace de la ilusión de tres cocineros de acercar la mejor gastronomía a todos aquellos que disfruten de la comida, de la mezcla de sabores, de probar diferentes productos”, señalan. “Ambiente informal y trato cercano. Tanto el equipo de sala como el de cocina, lo forman cocineros ya que pretendemos que nuestros clientes puedan recibir una explicación completa y precisa de cada plato y, en ocasiones, puedan ver cómo se terminan los platos en la mesa”, añaden. En su página de Facebook, completan la definición de su propuesta con estas palabras: “Comida tradicional con un toque vanguardista, preparada con mucho mimo, platos modestos, nada pretenciosos, en un ambiente muy acogedor, cercano y accesible… Para todos los públicos!!”. Tampoco hay que perderse sus ‘narraciones’ desde su cuenta en Twitter: “Tenemos tuber melanosporum en @Triciclo_Madrid. Somos pobres pero nos gustan las trufas. Venid a probarlas”.

Artífices: Javier Goya, Javier Mayor y David Alfonso

Fecha de apertura: Julio 2013

Su innovación:

  • Reeditar el formato de casa de comidas en clave contemporánea.
  • Demostrar que los cocineros emprendedores pueden montar un negocio propio con una estructura de costes razonable y una magnífica cocina de mercado.
  • Ofrecer una gastronomía entendible por y para todos los públicos desde la formación obtenida en espacios de alta gastronomía.
  • Optar por una carta de temporada estructurada en su mayor parte en raciones, medias raciones y tercios de ración.
DóndeWeb

TriCiclo. Santa María, 28. Madrid. Tel. 91 024 47 98

TriCiclo

De 25 a 40 euros

Volver a 10 Gastroconceptos innovadores de 2013

Fuente de las fotos: TriCiclo.

[wzslider]

Acerca del autor



"Soy economista de formación y periodista de profesión. Mi vocación es escribir, casi de lo que sea. Por una promoción profesional, empecé a escribir sobre gastronomía como vía de escape y, tras unos años, es a lo que decidí dedicarme, con el portal GASTROECONOMY como principal proyecto. Me encanta comer y escribir y sostengo que, en el sector gastronómico, hay mucho que contar desde la seriedad, el rigor y la profesionalidad. La palabra 'foodie', que formó parte del subtítulo de este 'site' en sus primeros años, hoy me da alergia. En todo caso, el lujo es poder escribir, algo que me encanta y que me enseñaron a hacer en mi casa y en el diario económico Expansión (www.expansion.com)”.

No hay comentarios

Publicar un comentario