TriCiclo, una casa de comidas moderna con cultura culinaria

Arrancó en Madrid antes del pasado verano como el proyecto de tres amigos con currículum, vocación y conocimiento gastronómico. Ubicado en el Barrio de las Letras, este espacio de corte informal ofrece platos que suman producto, tradición y ‘viajes’, con el sabor como objetivo irrenunciable.

Gastroeconomy_TriCiclo

Si Madrid tuviera más ‘TriCiclos’, sería un poco más interesante desde el punto de vista gastronómico. ¿Qué significa esta afirmación? Que detrás de un local madrileño de muebles de madera recuperada, atmósfera cosmopolita y formato informal, hay cocina, mucha cocina, absoluto respeto por el producto, cuidado en los fogones, conocimiento gastronómico, mimo al cliente y una clientela fiel que se va multiplicando, en el que los jóvenes se mezclan con los gourmet más veteranos para, sin más, dar la bienvenida a un formato bautizado como TriCiclo. Y, sí, es una de las novedades gastronómicas del otoño 2013.

Gastroeconomy_TriCiclo1Ubicado en el efervescente Barrio de las Letras, este espacio arrancó el pasado julio como un proyecto de tres amigos que habían ido construyendo su currículum en el sector gastronómico hasta que se juntaron para hacer eso que tantos cocineros sueñan cuando trabajan a las órdenes de otros: “El día que tenga mi propio restaurante, haré…”. Y ese día llegó: Javier Goya, Javier Mayor y David Alfonso se juntaron y abrieron TriCiclo. A los pocos días, algún amigo nos habla de aquel lugar; se corre la voz de la apertura de un restaurante a tener en cuenta; el ‘boca a boca’ funciona y las mesas se llenan. Todavía más en septiembre.

¿Formato? TriCiclo es una casa de comidas moderna, un local con alma de bistró clásico en el que los cocineros salen a la sala, que compone su carta sobre una triple oferta, estructurada en tres apartados: “Del Mercado al TriCiclo”, con protagonismo del producto en platos como la Verduras de otoño, yema de corral y láminas de bellota o, por ejemplo y textualmente, “el Molusco como más os/nos guste”; “Un Paseo en TriCiclo”, con recetas de corte tradicional, como el Salteado de mollejas de ternera, chipirones y verduras, el Taco de bacalao al pil pil de cítricos y espinacas frescas y el Guiso de pollo de corral con carabineros y su picada tradicional; “Un Viaje en TriCiclo”, con las elaboraciones más ‘viajeras’, donde puede haber recetas y productos de otras gastronomías, que dan lugar a cierta fusión en platos como el Tiradito de corvina, chiles y cilantro, las Gambas, shisho y mango o el Steak tartar con huevas y huevos. De postre, hay opciones como el Arroz con leche o el Brioche empapado en vainilla y helado de yogur e higo.

Gastroeconomy_TriCiclo7Además de que la carta cambia por temporada en función de la temporalidad de los productos, puede haber algunas sugerencias fuera de carta. Casi todos los platos se pueden probar en tres medidas: ración, media ración y tercio de ración. Se trata de una fórmula a tener muy en cuenta por los protagonistas del gastrosector actual: con los diferentes gramajes, el cliente gana opciones para probar diferentes platos y el hostelero encuentra una vía para ofrecer flexibilidad al comensal. El tícket medio para comer o cenar en TriCiclo se sitúa entre 25 y 40 euros, en función de la cantidad de raciones y la bebida.

El restaurante suma varios espacios: la barra de la entrada, planteada como zona de espera y aperitivo; y una sala en forma de ‘U’, que en la parte del fondo cuenta con una vieja mesa de carpintero, situada junto a la cocina y que funciona como mesa compartida o para reservas de grupos de hasta 12 personas. Predominio de la madera, muebles recuperados y estanterías con libros de cocina dan lugar a un interiorismo en parte rústico, en parte moderno.

Gastroeconomy_TriCiclo3En TriCiclo, prima la informalidad, que es parte de su ADN. Por eso, la sala se rige por la cercanía del equipo al comensal, como instrumento para entablar la relación más directa posible entre los fogones y la mesa. “Ambiente informal y trato cercano. Tanto el equipo de sala como el de cocina, lo forman cocineros ya que pretendemos que nuestros clientes puedan recibir una explicación completa y precisa de cada plato y, en ocasiones, puedan ver como se terminan los platos en la mesa”, explican en la web del local.

En cuanto a la cocina, el sabor parece un objetivo irrenunciable, junto con la buena materia prima y los puntos adecuados. ¿Tradición reeditada? ¿Creatividad? ¿Imaginación? Un poco de todo. “Comida tradicional con un toque vanguardista, preparada con mucho mimo, platos modestos, nada pretenciosos en un ambiente muy acogedor, cercano y accesible… Para todos los públicos!!”, es la autopresentación ofrecida desde el local.

Gastroeconomy_TriCiclo9Algún imbatible chef sin estrella de esta ciudad dice que la tradición hay que conservarla y, aún más interesante, mejorarla. Es decir, una receta por ser tradicional no es a priori mejor, sino que la historia está ahí para tomar de ella la parte que funciona en los fogones y equilibrar o corregir sus fallos. Buenísima reflexión que es perfectamente aplicable a TriCiclo, donde los platos están pasados por el tamiz de la revisión bajo una óptica contemporánea.

Como prueba de fuego de un local al que le sobran motivos para ser visitado, un dato más: la parroquia del gastrosector madrileño, desde chefs y sumillers hasta proveedores y empresarios de hostelería, abarrotan las mesas de TriCiclo. Por si quedan dudas, los artífices de este proyecto lo autopresentan así: “Restaurante montado entre amigos para nuestros amigos de siempre y para todos aquellos que disfruten de la buena gastronomía”.

Si quieres estar al día de las novedades, platos y cambios de carta, puedes seguir a TriCiclo a través de su cuenta en Twitter y su página en Facebook, a través de la que también se pueden realizar reservas, además de en su web.

DóndeWebFacebookHorario

TriCiclo. Santa María, 28. Madrid. Tel. 91 024 47 98

Cierra el domingo por la noche (desde las 16.00) y el lunes hasta las 20:00

[wzslider]

Fuente de las fotos: MFG-Gastroeconomy y página de TriCiclo en Facebook.

Acerca del autor



"Soy economista de formación y periodista de profesión. Mi vocación es escribir, casi de lo que sea. Por una promoción profesional, empecé a escribir sobre gastronomía como vía de escape y, tras unos años, es a lo que decidí dedicarme, con el portal GASTROECONOMY como principal proyecto. Me encanta comer y escribir y sostengo que, en el sector gastronómico, hay mucho que contar desde la seriedad, el rigor y la profesionalidad. La palabra 'foodie', que formó parte del subtítulo de este 'site' en sus primeros años, hoy me da alergia. En todo caso, el lujo es poder escribir, algo que me encanta y que me enseñaron a hacer en mi casa y en el diario económico Expansión (www.expansion.com)”.

3 Comentarios

Publicar un comentario