Cinco tendencias culinarias en Nueva York en 2014

La escena gastronómica neoyorquina está en constante evolución. Hacemos una parada en el camino para desgranar cinco tendencias que se han podido percibir en los restaurantes de la Gran Manzana en los últimos meses y que se siguen notando esta primavera: la aparición de menús degustación que son tan ambiciosos en lo creativo como ajustados en su precio; la nueva hornada de restaurantes mexicanos dispuestos a ir mucho más allá del taco y la margarita; el uso nostálgico de los clásicos ‘diner’ para ofrecer formatos gastronómicos novedosos; el triunfo del bistró mediterráneo como ‘cajón de sastre’ en el que adaptar distintos formatos culinarios; y la expansión de Bushwick como destino foodie, más allá del fenómeno Roberta’s.

Gastroeconomy_Feast6

Menús degustación creativos y asequibles

Gastroeconomy_Feast2

En Nueva York no hay escasez de menús degustación de alta cocina, donde los chefs intentan ofrecer la versión más creativa de su gastronomía, con la máxima calidad en los productos. Eleven Madison Park (recientemente posicionado como cuarto mejor restaurante del mundo), Per Se, Masa o Atera son buenos ejemplos de estos formatos. Pero la experiencia tiene un precio: a partir de 300 dólares (216 euros), si no te pasas con los vinos. Muchos de los restaurantes más consolidados de la ciudad también ofrecen versiones reducidas de sus menús de degustación o menús de mediodía interesantes (ver un listado de 10 pistas en Gastroeconomy).

Pero cada vez están surgiendo más locales con una fórmula ambiciosa en su creatividad culinaria, aunque ajustada en los precios. Uno de los ejemplos más atractivos fue Aska, que abrió en Williamsburg a finales de 2012 con una propuesta inspirada en la cocina de René Redzepi, líder de Noma, número uno del mundo. Al frente está Fredrik Berselius, que abrió con un menú de degustación de siete platos por 65 dólares (47 euros). Aska acaba de cerrar en su actual local y se espera que reabra próximamente, también en Williamsburg.

Gastroeconomy_Feast7El año pasado, varios espacios se sumaron a esta tendencia. Entre ellos, Feast, en el East Village, que intenta hacer justicia a su nombre (‘festín’, en inglés). Pensado como una experiencia culinaria a la antigua usanza, Feast ofrece mesas comunales ideadas para compartir conversación y unos menús degustación imaginativos, a los que denomina ‘festines’, basados en productos locales. Siempre tiene disponible un festín vegetariano, llamado ‘Farmers Market’, por la cercanía del mercado al aire libre de Union Square, aparte de otros festines carnívoros que diseña en función de la temporada. Ahora mismo, se puede disfrutar de un ‘festín francés’ con platos como un ‘choucroute’ de langosta, foie-gras con mollejas o lenguado ‘a la meunière’. Los festines deben ser pedidos para toda la mesa y cuestan entre 47 y 104 dólares (entre 34 y 75 euros) por persona (los más caros incluyen un maridaje de vino).

Quizá, el ejemplo más espectacular de esta tendencia es Contra, en el Lower East Side, uno de los restaurantes que más interés suscitan a día de hoy en la ciudad. Abierto a finales del año pasado por dos veinteañeros, Jeremiah Stone y Fabian von Hauske, propone un menú degustación de cinco platos por 55 dólares (unos 40 euros). Su concepto es ambicioso: el menú cambia cada noche en función de los productos que puedan comprar ese mismo día. Sus creaciones son imaginativas y frescas, y se han colado como uno de los locales más demandados de la ciudad.

CONTRA

DóndeWebPrecio

Contra. 138 Orchard Street (Lower East Side). NYC

Ticket medio: 80 dólares (58 euros)

Menú: 55 dólares (40 euros)

FEAST

DóndeWebPrecio

Feast. 102 Third Avenue (East Village). NYC

Ticket medio: 90 dólares (65 euros)

Menú: De 47 a 104 dólares (De 34 a 75 euros)

Fuente de las fotos: Feast.

El nuevo restaurante mexicano

Gastroeconomy_NYC_MCantina_byAndrewRowat1

En Nueva York, viven cerca de 200.000 mexicanos, y muchos miles más de neoyorquinos a los que les apasiona la comida mexicana. Pero la ciudad no ha gozado de una oferta de cocina mexicana interesante, con la excepción de algunos locales auténticos en los barrios con más emigración mexicana (sobre todo, en Queens) y de un puñado de restaurantes en Manhattan y Brooklyn, como La Esquina (en Nolita), Barrio Chino (en el Lower East Side) o La Superior (en Williamsburg).

La escena está cambiando a pasos agigantados. Primero, tras la irrupción a finales del año pasado de Mission Cantina, la segunda aventura de Danny Bowien en la Gran Manzana tras Mission Chinese. Y, ahora, con las numerosas aperturas de locales ambiciosos. Acaba de desembarcar El Presidente, cerca de Madison Square Park. El local elabora sus propias tortillas de maíz y de trigo y cuenta con un cafetería ‘estilo Veracruz’ y una taquería con el gran atractivo de que acogerá a taqueros invitados traídos desde México. Otra novedad de la agenda de primavera en el Distrito Financiero es El Vez, el concepto mexicano de alta cocina con el que el cocinero Stephen Starr ya ha triunfado en Filadelfia. Este mes, se espera a Tijuana Picnic en el Lower East Side. De los mismos dueños de otros locales de éxito, como ACME o Indochina, Tijuana Picnic propondrá una fusión asiático-mexicana, con platos como tacos de pollo marinado en galangal (una especie de jengibre) o cuello de cerdo asado con ‘chimichurri thai’.

Sin duda, el aterrizaje más esperado es el de Enrique Olvera. El cocinero ha dejado huella en la gastronomía mexicana con Pujol, su restaurante en México DF (número 20 en la lista San Pellegrino). En junio, está previsto que abra Cosme, en Grammercy, con un doble concepto de restaurante y lonchería, para comidas más informales.

MISSION CANTINA

DóndeWebPrecio

Mission Cantina. 172 Orchard Street. NYC

Ticket medio: 30 dólares (22 euros)

Fuente de las fotos: Andrew Rowa para Mission Cantina.

El ‘diner’, en versión foodie

Gastroeconomy_NYC_BoweryDiner2

Mobiliario con formas redondeadas, luces de neón, sofás acolchados, colores pastel, suelos de baldosa y camareras en uniforme. Es la imagen clásica del ‘diner’ americano, restaurantes sin pretensiones donde comer la típica comida americana: hamburguesas y otros bocadillos, huevos, panqueques… En los últimos años, cada vez hay más locales que aprovechan esos espacios para ofrecer versiones renovadas de la cocina popular estadounidense o para mezclar un entorno arquitectónico nostálgico con una propuesta gastronómica rompedora.

El primero en hacerlo fue Andrew Tarlow en Diner, donde comenzó su imperio gastronómico ‘hipster’ –años después, vendrían Marlow and Sons, Marlow and Daughters, Reynard y otros-. El gran giro foodie para el ‘diner’ fue el ya desparecido M.Wells, que puso al barrio de Long Island City en el mapa gastronómico. M.Wells tuvo que cerrar por no poder renovar el contrato de alquiler del local, pero sus dueños, Hugue Dufour y Sarah Oraitis, han abierto en los últimos años Dinnette Wells (en el museo MoMA PS1) y M.Wells Steakhouse, un local especializado en chuletones.

Hace dos años, Mathieu Palombino, conocido en Nueva York por su restaurante Motorino, abrió The Bowery Diner, con una estética de ‘diner’ barnizada de modernidad y una propuesta culinaria que fusionaba los clásicos estadounidenses con la tradición francesa. Palombino cerró The Bowery Diner a finales de febrero. Por el momento, ha instalado un restaurante pop-up, Chez Jef, y en dos o tres meses abrirá en el mismo local con un concepto distinto.

El último gran ejemplo es Empire Diner, un icónico restaurante del barrio de Chelsea, que acaba de ser resucitado por la cocinera mediática Amanda Freitag. Su concepto es muy claro: “Comida de ‘diner’ modernizada”. Los precios son razonables –ningún plato principal supera los 21 dólares (15 euros) y ningún entrante supera los 12 dólares (8,6 euros)– y el giro ‘foodie’ se ve en todos los platos clásicos: el pan de la hamburguesa es de brioche; los panqueques se acompañan de una compota de fruta de invierno; las ‘cheese fries’ (patatas con queso derretido) son con boniatos y llevan un toque picante y crema de lima; las ‘alitas estilo Buffalo’, en realidad, son de pez raya… La diversión, la nostalgia y la propuesta culinaria lo han convertido en un éxito instantáneo.

EMPIRE DINER

DóndeWebPrecio

Empire Diner. 210 Tenth Avenue (Chelsea). NYC

Ticket medio: 50 dólares (36 euros)

Fuente de las fotos: Empire Diner.

La expansión del bistró mediterráneo

Gastroeconomy_NYC_Gato

La Gran Manzana es un caldo de cultivo constante de fusiones, mezclas y combinaciones de culturas gastronómicos. Uno de los conceptos que mayor aceptación ha encontrado últimamente es el de bistró mediterráneo: flexible, apto para paladares muy diversos, centrado en el producto y con mucho protagonismo de los pescados y mariscos. Dentro de él, entran el formato de tapa, los productos griegos o turcos, la comida italiana o influencias de Oriente Próximo. Además de varias aperturas el año pasado, como es el caso de Peix o Glasserie (en Greenpoint), en lo que va de 2014 ya hay incorporaciones interesantes, como Bar Bolonat, en el West Village. Es la última aventura de Einat Admony, responsable de los muy populares Taïm y Balaboosta, en el Soho. Como en estos locales, pone el acento en la comida israelí, pero con influencias diversas, como la de la cocina tailandesa. También en el Soho, se acaba de abrir Chicane, un espacio con cierta inspiración del sur de Francia: dominan los mejillones, los tartares o el risotto con caracoles.

Uno de los mejores ejemplos de esta tendencia es Gato, del mediático cocinero Bobby Flay –una de las estrellas de ‘Food Network’-. El restaurante reúne influencias de España, Italia, Francia y Grecia. Es una apuesta fuerte, con un amplio salón de estilo mediterráneo mirando a Crosby Street, en el Soho, con capacidad para unos 140 comensales. En el menú, se pueden encontrar desde una pizza con salchicha de cordero a una paella con col rizada y setas, o un fletán con olivas de Sicilia y hojas de menta sobre una cama de cuscús.

GATO

DóndeWebPrecio

Gato. 324 Lafayette Street (Soho). NYC

Ticket medio: 75 dólares (54 euros)

CHICANE

DóndeWeb

Chicane. 430 Broome Street (at Crosby). (Soho). NYC

Fuente de las fotos: Chicane y Gato.

Bushwick, más allá de Roberta’s

Gastroeconomy_NYC_Knick2

La apertura de Roberta’s en 2008 no convirtió a Bushwick, el barrio que ha adelantado a Williamsburg en el escalafón ‘hipster’, en un destino ‘foodie’. Roberta’s era un islote gastronómico en un barrio con poco movimiento culinario. En los últimos años, la situación ha cambiado mucho: en 2012, llegaron locales tan interesantes como Dear Bushwick –un acogedor restaurante que mezcla la cocina inglesa con productos de Noreste de Estados Unidos– o Momo, en el que se sirven tapas japonesas en mesas comunales. En los últimos meses, el ritmo de apertura de locales se ha disparado. En mayo del año pasado, se inauguró Falansai, un delicioso vietnamita, con platos de aquella cultura gastronómica, pero construidos con productos locales y con una buena selección de cervezas artesanales. El pasado otoño, abrió The Rookery, que recrea un ‘gastropub’ británico, con un menú en el que también hay influencias caribeñas: por ejemplo, el ‘shepherds pie’ lo ejecutan con carne de cabra al curry.

El ritmo no ha parado este año, con aperturas como Bunna Café. Sus responsables (Sam Saverance, Liyuw Ayalew y Kedija Srage) habían paseado su comida etíope con gran éxito por mercados de comida, restaurantes ‘pop up’ o cenas privadas en Brooklyn. Ahora, por fin, tienen su local de ladrillo y cemento, que ha contado con una gran acogida en Bushwick. Otro recién llegado es 1 Knickerbocker: con aire de ‘speakeasy’ (los bares ilegales donde se bebía durante la Ley Seca) y una gran selección de whiskies, bourbons y cervezas en la barra, ofrece, además, una carta nostálgica de las recetas populares durante la Prohibición, pero con un toque moderno: se pueden probar caracoles a la Borgoña, mollejas salteadas, oreja de cerdo frita o chuleta de cerdo de Berkshire.

FALANSAI

DóndeWebPrecio

Falansai. 112 Harrison Place (Bushwick). NYC

Ticket medio: 40 dólares ( euros)

1 KNICKERBOCKER

DóndeWebPrecio

1 Knickerbocker. 1 Knickerbocker Avenue (Bushwick). NYC

Ticket medio: 60 dólares ( euros)

Fuente de las fotos: Falansai y 1 Knickerbocker.

Acerca del autor



"Periodista y gestor cultural. Navarro-onubense. En 2008, llegué a Nueva York para cambiar de aires y aprender cosas nuevas, pero nunca he dejado de juntar letras. Hay dos cosas en la vida que siempre voy a perseguir: escribir y comer lo mejor que pueda. Nueva York es un buen lugar para ambas" ...POR QUÉ NOS GUSTA JAVIER EN GASTROECONOMY: La redacción de un diario económico puede dar para muchas experiencias gastronómicas. En la de Expansión, conocimos a Javier, con el que aprendimos, nos divertimos y compartimos momentos a través de amistades comunes. Nos gusta la valentía que empleó un buen día para marcharse a Nueva York, quizás guiado por la necesidad de alimentar inquietudes culturales más allá del periodismo económico. Su mezcla navarrica y andaluza es un buen punto de partida para este 'foodie' dispuesto a desvelarnos las 'gastrotendencias' neoyorquinas.

3 Comentarios
  • juan jose morell cano
    Publicado a las 15:38h, 09 mayo Responder

    Cal diari es un restaurante muy parecido a estos 5 que hay en Nueva York donde ofrecemos un menú degustación a precio razonable con alimentos frescos del mercado, tambien salimos en el periodico La Vanguardia como uno de los mejores restaurantes de nuestra clase.

  • Resumen de la semana 26/05-01/06/14 | Social Gourmets
    Publicado a las 14:30h, 03 junio Responder

    […] – Cinco tendencias culinarias en Nueva York en 2014 […]

  • Miguel Ponce
    Publicado a las 08:29h, 24 septiembre Responder

    Pujol no cuenta con 3 estrellas michelin, en México no hay guía michelin.
    Saludos

Publicar un comentario