La saga Roca en versión Barcelona

Acaba de arrancar Roca BCN, la renovada oferta de los hermanos Joan, Josep y Jordi Roca en el Hotel Omm de Barcelona, donde ahora cuentan con un doble espacio: el espacio gastronómico Roca Moo y el concepto informal Roca Bar, que materializa una segunda marca informal y asequible de este trío hostelero, con tapas ‘made in El Celler de Can Roca’ y… los ‘Rocadillos’, los bocadillos ideados por Jordi rellenos de los guisos de Joan. Explicamos el nuevo proyecto y analizamos los dos formatos.

 

Reúne varios atractivos convertidos en buenos motivos para visitar este espacio. Primero, su oferta lleva el apellido de los artífices del posicionado como segundo mejor restaurante del mundo: El Celler de Can Roca, propiedad de los hermanos Joan (cocinero), Josep (sumiller, ‘camarero de vinos’ y jefe de sala) y Jordi (pastelero y cocinero dulce) Roca, que, además, cuenta con tres estrellas Michelin. Segundo, es la ‘sucursal’ urbanita de la casa madre de los Roca en el Hotel Omm en Barcelona. Hay un tercer motivo, quizás el principal ahora mismo: desde hace un par de semanas, este espacio, ahora bautizado como Roca BCN, cuenta con una doble oferta formada por un restaurante gastronómico (Roca Moo) y un bar con oferta de tapas y bocadillos (Roca Bar). Este último formato da lugar a la cuarta razón para visitar Roca BCN: es la primera vez que los Roca lanzan una segunda marca de corte informal, con la única excepción de la apertura de la heladería Rocambolesc en Girona, en abril de 2012, como un proyecto liderado por Jordi Roca. ¿Quinto argumento? Materializa una duradera relación entre un hotel y unos cocineros, algo que la práctica ha demostrado que suele plasmarse en alianzas efímeras; en el caso de la presencia de la saga Roca en el Hotel Omm, esta relación ya dura diez años como directores gastronómicos y asesores.

Precisamente, para celebrar este décimo aniversario, el Grupo Tragaluz, liderado por la empresaria Rosa María Esteva y propietario del Hotel Omm, se planteó hace unos meses fórmulas para impulsar, mejorar y ampliar la oferta gastronómica firmada por los Roca en este establecimiento de Barcelona. El trío hostelero y Esteva decidieron dar una vuelta al concepto para impulsar y elevar el atractivo del espacio de alta cocina y, al mismo tiempo, crear un nuevo formato informal de la cocina de esta saga.

Doble propuesta en Roca BCN

Así nació el proyecto Roca BCN, con una doble oferta. Por un lado, Moo, el restaurante gastronómico que cuenta con una estrella Michelin, se convierte en Roca Moo, con un tamaño más pequeño y una barra central en donde los cocineros del equipo Roca terminan los platos y se garantiza la conexión entre la cocina y la sala.

Por otro lado, nace Roca Bar, en el espacio hasta ahora ocupado por Moovida. En el lobby del Hotel Omm y sólo separado de Roca Moo a través de una librería, es un bar donde comer de manera informal a cualquier hora del día por un tícket medio que puede situarse entre 15 y 40 euros. Con Roca Bar, llega la primera segunda marca de los Roca, con la citada excepción de la heladería Rocambolesc. Es la versión asequible, casual, popular, informal y ‘prêt-à-porter’ de la cocina de los artífices de El Celler de Can Roca, bajo el concepto de un bar de tapas y bocadillos. Así lo define Josep Roca: “Queremos ser populares, cercanos, accesibles y también atrevidos”. Y añade: “Hemos trasladado el I+D de El Celler de Can Roca a esta oferta; se trata de aprovechar las sinergias generadas desde Girona. Hasta ahora, nunca habíamos trasladado nuestra I+D para crear una versión informal de nuestra cocina. Es la primera vez que ponemos la I+D y la creatividad al servicio de una formato popular. La gente tiene que saber que aquí se puede comer bien a muy buen precio”.

Además, el sello de los Roca está presente (con la oferta de Roca Bar) en el servicio de habitaciones del Hotel OMM y en la oferta de eventos y bodas del establecimiento.

Roca BCN es, sin duda, el resultado de una reflexión a dúo entre Rosa María Esteva y los hermanos Roca. También es el resultado de la experiencia adquirida y las lecciones aprendidas en los diez años de funcionamiento el Hotel Omm. “En diez años, han cambiado muchas cosas; nosotros hemos cambiado y también el contexto en el que se mueve el cliente”, argumenta Josep Roca. Joan Roca añade que “hemos redimensionado los espacios para reducir el espacio del restaurante gastronómico y aumentar el dedicado al bar. Esto ha supuesto repensar la propuesta y atrevernos con una oferta más informal”. Mientras, Jordi Roca señala que “hemos adaptado el espacio a una propuesta nueva que podíamos ofrecer ahora, en la que unimos lo mejor de cada uno de nosotros”.

Equipo e interiorismo

Los hermanos Roca seguirán aplicando la misma norma de ‘gestión’ que han cumplido los últimos diez años: una vez por semana, al menos uno de los tres se acerca a Barcelona para trabajar con el equipo, en quien delegan el día a día de la cocina, la sala y la bodega. En este equipo, hay una pieza clave: el cocinero Felip Llufriu, que ha sido durante estos años la mano derecha y hombre de confianza de los Roca en el Hotel Omm.

El interiorismo es otras de las bazas de Roca BCN. El doble espacio, con colores, detalles y vajilla diferentes, está firmado por el estudio Sandra Tarruella Interioristas, autores de buena parte de los espacios del Grupo Tragaluz en Barcelona y Madrid y de múltiples restaurantes, incluido El Celler de Can Roca. El principal cambio se centra en la reducción del espacio destinado a Roca Moo y en la reformulación del lobby del hotel para acoger Roca Bar. En esta reforma, la paisajista Ana Esteve firma el nuevo jardín de abedules de BCN Omm; el estudio de Mario Eskenazi desarrollado la nueva imagen gráfica; Josep Abril diseña el nuevo vestuario para el personal de Roca Bar; y el estudio Esiete se encarga de la nueva web y canales 2.0.

El Hotel Omm fue diseñado hace diez años por el arquitecto Juli Capella y las interioristas Sandra Tarruella e Isabel López. Ubicado en una gran esquina de Paseo e Gracia, cuenta con 91 habitaciones; a los dos espacios gastronómicos de Roca BCN, se suma Ommsession Club, un club que acoge una constante programación musical con DJs y actuaciones en directo.

Proyectos de los Roca

Mientras, los hermanos Roca siguen con sus proyectos. El primero se centra en seguir impulsando El Celler de Can Roca, que inevitablemente está señalado como el principal candidato a convertirse en el mejor restaurante del mundo, en el lugar ocupado ahora por Noma (del danés René Redzepi) en la lista 50 Best Restaurants in the World, que se hará pública el próximo 29 de abril en Londres. Con todo, Joan, Josep y Jordi Roca siguen trabajando bajo su receta de constancia tratando de vivir ajenos a la presión de los rankings.

Hay más proyectos: la creación de un espacio subterráneo en El Celler que vincula la gastronomía y la ópera; y la próxima apertura de una sucursal de la heladería Rocambolesc en Playa de Aro, a la que surtirá –igual que la sede de Girona– El Celler de Can Roca, donde se elaboran los helados,. ¿Es el paso previo a que Rocambolesc aterrice en una ciudad como Barcelona o Madrid? “Es pronto para decirlo. No hay prisa. Vamos poco a poco. La clave para poder replicar Rocambolesc en una ciudad es poder elaborar los helados in situ a partir de bases liofilizadas, en las que estamos trabajando ahora”, comenta Joan Roca.

Además, el próximo 23 de abril, coincidiendo con la celebración del Día del Libro (San Jordi), se publicará un libro sobre El Celler de Can Roca, en el que “abrimos y mostramos el alma del restaurante; nos desnudamos; explicamos todo nuestro proceso creativo y contamos todos nuestros secretos en quinientas páginas”, explica Joan Roca.

Relación Roca-Esteva

En cualquier caso, a corto plazo, la prioridad es impulsar Roca BCN. “Rosa [Esteva] es una empresaria valiente, que confió en nosotros hace diez años cuando no éramos ni tan conocidos, ni El Celler de Can Roca era lo que es ahora. Nuestra relación se confianza no se ha basado en algo pragmático desde el punto de vista empresarial, sino en que hay corazón, algo clave para que los negocios funcionen”, sostiene el cocinero (en la imagen de la izquierda, en la inauguración el pasado 5 de febrero de Roca BCN, junto con sus hermanos Josep y Jordi, Rosa Esteve y los chefs Juan Mari Arzak y Ferran Adrià, que asistieron al estreno de este espacio del Hotel Omm).

“Hay gente que apuesta por el dinero. Nosotros, como grupo, debemos hacerlo, pero hay proyectos en los que hay que tener cuenta otros factores”, añade Rosa María Esteva, que califica a Joan Roca como “un empresario con intuición”. La empresaria, impulsora y propietaria de Grupo Tragaluz con su hijo Tomás Tarruella, desde que en 1987 abrieron Mordisco (donde hoy se ubica Roca Bar) en Barcelona, parece dispuesta a seguir desafiando a la crisis. “Hay que seguir pensando e ideando conceptos con imaginación, ahora más que nunca”, señala Esteva, líder con su hijo de un grupo que suma 18 establecimientos (la mayoría en Barcelona, dos en Madrid, uno en Girona y otro en México D.F.).

¿Planes en Madrid, donde los dos locales (Bar Tomate y Luzi Bombón) abiertos en tres años siguen registrando llenos diarios? “Mi hijo Tomás tiene planes para Madrid; él quiete volar solo”, avanza Rosa María Esteva. Su hija Sandra lidera el estudio Sandra Tarruella Interioristas; su hija Raquel Tarruella está al frente de Tragamar, en Calella de Palafrugell (Girona), dentro de Grupo Tragaluz; y su hija Carla gestiona por su cuenta con unos socios Cornelia & Co., un espacio con tienda y restaurante en el centro de Barcelona.

Bajo el proyecto Roca BCN, así son los dos espacios firmados por los hermanos Roca en el Hotel Omm:

DóndeWebVídeo

Roca BCN. Hotel Omm. Roselló, 265. Barcelona. Tel. 93 445 40 00

Más información sobre los hermanos Roca en Gastroeconomy:

Fuente de las fotos: Hotel Omm-Grupo Tragaluz (Olga Planas) y MFG-Gastroeconomy.

Acerca del autor

"Soy economista de formación y periodista de profesión. Mi vocación es escribir, casi de lo que sea. Pero un cóctel de 'factor destino', gustos personales y carácter inquieto me empujó a la gastronomía, un ámbito que era uno de mis grandes hobbies y del que empecé a escribir inicialmente de forma circunstancial. Aquello avanzó, le apliqué el enfoque económico-empresarial, que es el que conocía, y se hizo una 'bola' que ha dado como fruto principal el portal GASTROECONOMY. Soy inquieta, casi hiperactiva, espontánea, directa y muy trabajadora. Creo en la capacidad infinita de las personas para reinventarse a sí mismas. Por eso, considero que uno puede estudiar Ciencias Empresariales; encaminar su vida profesional hacia los medios de comunicación; especializarse en periodismo sobre medio ambiente, auditoría, temas jurídicos, gobierno corporativo y 'management'; crear e impulsar en sus ratos libres una marca para hacer broches y collares como SesiónVermú (www.sesionvermu.com) y dar el salto al periodismo gastronómico con enfoque económico, sin que eso responda a ninguna estrategia traumática ni complicada. El lujo es poder escribir, algo que me encanta y que me enseñaron a hacer en mi casa y en el diario económico Expansión (www.expansion.com). En Twitter, soy @mfguada”. ...POR QUÉ NOS GUSTA MARTA EN GASTROECONOMY: Porque Marta es quien ha ideado este proyecto y quien cree ciegamente en su potencial.