Los ‘foodtrucks’ de NYC: un ‘top ten’ para comer en la calle

Son restaurantes móviles dispuestos a satisfacer el paladar de los neoyorquinos de forma rápida y, a ser posible, saludable. Javier Ansorena nos da 10 pistas para conocer los mejores camiones gourmet de Nueva York. Y un consejo: la manera óptima de encontrarlos es vía Twitter, donde muchos informan de la esquina de la ciudad en la que se encuentran.

Son las 12.45 de la mañana, hora punta para el almuerzo en Nueva York. Los edificios de oficinas expulsan olas de trabajadores en busca de comida y con una premisa común: lo que sea, pero rápido. Las opciones habituales (cualquier cadena de ‘fast food’, un perrito caliente, un trozo de pizza…) no siempre son muy atractivas. La esperanza para comer rápido y no maltratar el cuerpo: que haya un buen ‘foodtruck’, un camión gourmet, aparcado cerca del trabajo. Estos restaurantes móviles llevan varios años escalando puestos en el paladar de los neoyorquinos. Son la versión mejorada y más ambiciosa de los ‘food carts’, los carros con comida, que normalmente venden perritos calientes, pinchos morunos, pretzles o comida india y que ahúman con sus brasas parrillas requemadas las zonas más visitadas de la ciudad (aunque algunos de ellos son excelentes, como el de comida ‘halal’ –permitida por la región musulmana– en la calle 53 con la Sexta Avenida o Eggstravaganza, con una oferta de huevos con acento mexicano, en Park con la 52).

En los ‘foodtrucks’, cuyo antecedente más claro son los camiones que repartían helados, se puede encontrar ahora cualquier tipo de comida: americana, mexicana, india, griega, wafels, cupcakes, bocadillos de langosta, dumplings, milanesas, pupusas salvadoreñas, falafel…

Algunos son el ‘brazo móvil’ de un restaurante, es decir, otra manera de encontrar clientes. Otros nacieron espontáneamente, como producto de un sueño de un restaurador incapaz de asumir el coste de un local en Nueva York. Incluso los hay que, a través de su éxito, han acabado abriendo un restaurante tradicional. Incluso José Andrés, el chef español afincado en Estados Unidos, ha anunciado recientemente el lanzamiento de su proyecto de ‘foodtrucks’, bajo el nombre ‘Pepe’, para la venta de bocadillos españoles.

La mejor manera de encontrarlos es por Twitter, donde muchos de ellos informan de la esquina de la ciudad en la que se encuentran. Lo habitual es que paren cerca de los centros de trabajo durante la semana (sobre todo, en Midtown y el Distrito Financiero) y en parques, plazas, mercadillos y centros deportivos los fines de semana.

Si usted se encuentra de paseo por Nueva York y ve uno de ellos, no dude en parar y echarle un vistazo. Puede que se lleve una sorpresa agradable y seguro que su estómago recibirá algo más interesante que un perrito caliente sin sustancia. Éste es un paseo por diez de los ‘foodtrucks’ más interesantes de Nueva York.

.

Korilla BBQ

La gran sensación de la escena ‘foodtruck’ de NYC en el último año. Fundado por tres veinteañeros en paro en octubre de 2010, Korilla BBQ ofrece los sabores de la barbacoa coreana con un toque desenfadado. Edward Song, Stephen Park y Paul Lee comparten una amistad desde el instituto, su origen surcoreano y su gusto por los platos que vieron cocinar en casa: “Crecimos comiendo cocina coreana y creemos de corazón que a la gente le encanta la barbacoa coreana… ¡Lo que pasa es que no la han probado!”, asegura Song. Y, en poco más de un año, han convertido un producto exótico en uno de los bocados más populares en NYC. El concepto de Korilla BBQ es combinar carne a la parrilla al estilo coreano con otros productos de esa tradición culinaria, como el ‘kimchi’ (un plato a base de col china, pimentón picante, ajos y cebolla, del que ofrecen cinco tipos diferentes) y servirlos en un formato cercano a la tradición de comida callejera americana, como en tacos o burritos. El éxito de Korilla BBQ ha hecho que ya sean tres los camiones con los que recorren Nueva York con música ‘house’ a todo volumen. Para ello, han contratado a más amigos de la infancia. “Esto no es trabajo para nosotros, es como salir por ahí con amigos. Nos lo pasamos muy bien, y creemos que nuestros clientes también”, dice Song.

Qué pedir: burrito de entrecot Tigre (7 dólares) o el ‘Kimchi Time Bowl’, un cuenco con carne, arroz y sus cinco tipos de ‘kimchi’ (8 dólares). Atención: si la comida se pide picante, es muy picante.

Más información: www.korillabbq.com

Cómo seguirlo: en su web o por Twitter @korillaBBQ

.

Schnitzel & Things

La apuesta de Schnitzel and Things, en las calles de Manhattan desde 2009, fue arriesgada: especialidades austriacas, una comida desconocida para la mayor parte del público, y en formato móvil. Pero el éxito de este ‘foodtruck’ fue instantáneo casi desde su creación. Tanto, que incluso el año pasado tuvo un ‘hijo estático’, un restaurante en la Tercera Avenida, entre las calles 45 y 46. El rey de este camión de comida es, por supuesto, el ‘schnitzel’, lo que nosotros conocemos como ‘milanesa’, y que es el plato más popular de la cocina austriaca. Los hay de ternera, pollo y cerdo (y también de bacalao, aunque aquí dudamos de si se califica como ‘schnitzel’) y van acompañados de otros clásicos austriacos, como las ensaladas de patata, pepino y remolacha.

Qué pedir: la bandeja de ‘schnitzel’ con dos ensaladas (11,95 dólares para el filete de ternera y 9,95 dólares para los de pollo o cerdo).

Más información: www.schnitzelandthings.com

Cómo seguirlo: en su blog http://schnitzelandthings.blogspot.com o en Twitter @schnitznthings

.

Red Hook Lobster Pound

La langosta es uno de los grandes productos gastronómicos de la costa noreste de Estados Unidos. Lo ideal es comerla en uno de los chiringuitos de langosta (‘lobster shacks’) que inundan las costas de Maine, Massachussets y Rhode Island. Pero no es mala opción acercarse al chiringuito con ruedas de Red Hook Lobster Pound. Susan Povich y Ralph Gorham abrieron este ‘foodtruck’ en Washington hace año y medio y, el pasado mayo, expandieron el negocio a Nueva York, con un pequeño restaurante en Brooklyn frente a la desembocadura del East River y un camión gourmet. Gran parte del éxito de este ‘foodtruck’ se debe a la calidad del producto: “Sólo usamos la langosta más fresca disponible en el mercado y traída directamente desde Maine”, asegura Susan. Sin duda, el plato estrella es el ‘lobster roll’ (bocadillo de langosta), que se vende en dos variedades: al estilo Maine, con una salsa de mayonesa ligera; o al estilo Connecticut, con mantequilla derretida. Pero hay otras combinaciones con este crustáceo muy atractivas, como el ‘mac & cheese’ de langosta o el sándwich BLT (bacon, langosta y tomate).

Qué pedir: el ‘lobster roll’, sin duda (16 dólares).

Más información: www.redhooklobsterpound.com

Cómo seguirlo: en su web y en Twitter @lobstertruckny

.

Mexicue

David Schillace y Thomas Kelly son dos tipos listos. En 2010, crearon Mexicue mezclando varios conceptos gastronómicos muy populares en Nueva York: la comida mexicana, la tradición de la barbacoa sureña, el ‘fast food’ y los ingredientes locales. En menos de dos años, ya tienen varios camiones surcando las calles de la Gran Manzana con costillas ahumadas envueltas en tacos, y el año pasado abrieron sus dos primeros restaurantes fijos. En sus ‘foodtrucks’, se entremezclan carnes típicas de la cocina estadounidense como el pollo a la parrilla estilo Alabama, la falda de ternera ahumada o el cerdo desmigado con aderezos mexicanos como los pimientos poblanos y jalapeños, la crema de cilantro y lima, el queso cotija o el puré de aguacate.

Qué pedir: Cualquiera de los tacos (entre 3 y 4 dólares).

Más información: www.mexicue.com

Cómo seguirlo: en su web, en el teléfono 260-639-4283 o por Twitter @mexicue

.

Treats Truck

En Treats Truck, los paladares golosos más exigentes no encontrarán ‘cupcakes’ innovadores, coberturas de colores eléctricos o delicadas recreaciones de pasteles. Este ‘foodtruck’ ofrece las variedades clásicas, en cierta manera contundentes, pero siempre deliciosas, de galletas, ‘brownies’ y tartas. Su fundadora, Kim Ima, es consciente de que sus creaciones pertenecen a la ‘vieja escuela’ y que en eso radica parte de su éxito. “Creo que a mucha gente les conecta con los dulces favoritos de su infancia y con lo que se solía preparar en el horno de casa”, señala. Y lo cierto es que hay suficientes tipos de dulces (casi 50 variedades, más los especiales de cada día) como para sentirse como un niño en una tienda de chucherías. Además de la variedad, Ima intenta que la experiencia en Treats Truck sea divertida, para lo que ha creado platos como el cucurucho de ‘cupcake’ (tiene la forma de un cono de helado, pero está hecho con capas de pastel y cobertura) o sus famosos ‘nachos’ (un plato de galletas que parecen nachos, recubierto con trozos de ‘browney’, chocolate fundido, crema montada y ‘sprinkles’). Todo lo que Treats Truck pasea por Nueva York se cocina en un horno de Red Hook, al sur de Brooklyn.

Qué pedir: según gustos. Las galletas están realmente buenas (entre 1 y 3 dólares la unidad), igual que la tarta de zanahoria (3 dólares).

Más información: www.treatstruck.com

Cómo seguirlo: Llamar al 212-691-5226 o enviar un email a info@treatstruck.com

.

Souvlaki GR

El camión azul con banderas griegas de Souvlaki GR es uno de los fijos en los alrededores de Wall Street. Como su nombre indica, su gran baza es uno de los platos típicos de la cocina helena: el ‘souvlaki’, lo que en España sería un pincho moruno. Comparado con los pinchos carbonizados que ofrecen a los turistas en Times Square y alrededores, los de Souvlaki GR son el paraíso (y a un precio muy interesante). Se pueden comer pedir tal cual, en su versión de pollo o cerdo, o en un sándwich de pita con tomate, cebolla y salsa ‘tzatziki’, aunque el pan es un poco contundente. También son recomendables las patatas fritas al estilo griego, espolvoreadas con queso feta, orégano, sal y pimienta. Tras el éxito del ‘foodtruck’, su fundador, Kostas Plagos, abrió un restaurante fijo en el Lower East Side.

Qué pedir: ‘souvlaki’ de cerdo o pollo, según gustos (1,25 dólares la unidad), sándwich de ‘souvlaki’ (4,50 dólares) o patatas fritas al estilo griego (3 dólares).

Más información: www.souvlakigr.com

Cómo seguirlo: por Twitter @souvlakitruck

.

Wafels and Dinges

Toparse con el camión de Wafels and Dinges en una esquina es una tentación difícil de superar para los amantes del azúcar. La oferta de este ‘foodtruck’ de inspiración belga es sencilla: gofres y muchas ‘dinges’ (‘cosas’, en flamenco) que ponerles encima. Se puede optar por el gofre ‘estilo Bruselas’ –ligero, crujiente y de forma rectangular– o ‘estilo Lieja’ –esponjoso, con más miga y redondeado–. Para rematarlos, hay muchas opciones: dulce de leche, Nutella, plátanos, nueces, sirope de arce, mantequilla, nata montada, dulce de chocolate y el más especial, el ‘Spekuloos spread’, una crema hecha a base de una galleta muy popular en el Norte de Europa. Los más curiosos pueden acercarse a la parte salada del menú, que incluye un gofre con tiras de cerdo, ensalada de col y salsa barbacoa y un gofre coronado con una mezcla de bacon y sirope de arce. Algo que, según recuerda el propio menú, sería “escandaloso y casi ilegal en Bélgica, pero fantástico en NYC”.

Qué pedir: para no fallar, un gofre ‘estilo Bruselas’ (5 dólares con el primer ‘dinge’, 6 dólares con el segundo ‘dinge’ y 7 dólares con ‘dinges’ ilimitados).

Más información: www.wafelsanddinges.com

Cómo seguirlo: en su web, por teléfono 866-429-7329 o por Twitter @waffletruck

.

Taïm Mobile

El pequeño restaurante montado por Einat Admony y Stefan Nafziger en el West Village no daba abasto y decidieron sacar a la calle su recreación de la comida popular israelí: falafel, hummus y ensaladas son la base de su menú. La apuesta de Taïm Mobile es ofrecer un producto con la misma calidad y autenticidad que el que se puede encontrar por las calles de Tel Aviv. Para complementar los platos, este ‘foodtruck’ ofrece opciones interesantes, como la ensalada de quinoa (con arándanos secos, garbanzos, limón y hierbas frescas), el alioli de azafrán o la salsa Amba (un chutney a base de mango y alholva escabechados). Son también muy populares sus licuados de frutas o ‘smoothies’, con mezcla tan atractivas como el de dátil-lima-banana o el de fresa-frambuesa-albahaca tailandesa. Es el único ‘food truck’ 100% vegetariano en esta selección.

Qué pedir: el sándwich de falafel nunca falla (5,75 dólares); se sirve con hummus, ensalada israelí (tomate, pepino, perejil y vinagreta de limón), pepinillo y salsa de tahini. Para beber, cualquiera de los ‘smoothies’ (5,50 dólares).

Más información: www.taimmobile.com

Cómo seguirlo: en su web o por Twitter @taimmobile

.

Rickshaw Dumplings

Esta pequeña cadena de comida asiática, con tres establecimientos fijos en Manhattan, dio un salto de popularidad al pasear en un camión su plato más famoso: los ‘dumplings’, las empanadillas de pasta de arroz hervidas. Aunque no son comparables a un buen ‘dim sum’ en Chinatown, sus ‘dumplings’ son sencillos y satisfactorios. En el ‘foodtruck’ se venden tres variedades, cada una de ellas con su propia salsa para untar: de cerdo y cebollino chino, con salsa de soja y sésamo; de pollo y albahaca tailandesa, con salsa de cacahuete picante; y una variedad vegetariana, a base de edamame, y con salsa de limón y ‘sansho’ (una especia japonesa). También hay un par de ensaladas en el menú y una sopa de miso, pero lo fundamental es no olvidar pedir los ‘dumplings’.

Qué pedir: los ‘dumplings’, cualquier variedad (6 dólares por media docena).

Más información: www.rickshawdumplings.com

Cómo seguirlo: por Twitter @rickshawtruck

.

Go Burger

El chef Rodelio Aglibot, responsable de las hamburguesas gourmet de la cadena BLT, también se animó a sacar su negocio a la calle. En Go Burger, Ttodo gira alrededor de la carne de vacuno 100% Black Angus: hamburguesa sencilla, con bacon o en carne picada al estilo Filadelfia (con sofrito de cebolla y pimiento verde, jalapeños y queso provolone). Los que estén hartos de hamburguesas muy buenas (eso puede ocurrir en Nueva York) también pueden optar por el Kobe Dog (un perrito caliente con mostaza picante y jalapeños) o el BCO (un sándwich con bacon ahumado desmigado, queso cheddar y cebolla caramelizada).

Qué pedir: una hamburguesa, por ejemplo, la BLT, con bacon ahumado, lechuga, tomate y una salsa especial (7,50 dólares).

Más información: www.e2hospitality.com/go-burger-truck

Cómo seguirlo: por teléfono en el 646-434-9678 y por Twitter @GOburger

.

Acerca del autor

"Periodista y gestor cultural. Navarro-onubense. En 2008, llegué a Nueva York para cambiar de aires y aprender cosas nuevas, pero nunca he dejado de juntar letras. Hay dos cosas en la vida que siempre voy a perseguir: escribir y comer lo mejor que pueda. Nueva York es un buen lugar para ambas" ...POR QUÉ NOS GUSTA JAVIER EN GASTROECONOMY: La redacción de un diario económico puede dar para muchas experiencias gastronómicas. En la de Expansión, conocimos a Javier, con el que aprendimos, nos divertimos y compartimos momentos a través de amistades comunes. Nos gusta la valentía que empleó un buen día para marcharse a Nueva York, quizás guiado por la necesidad de alimentar inquietudes culturales más allá del periodismo económico. Su mezcla navarrica y andaluza es un buen punto de partida para este 'foodie' dispuesto a desvelarnos las 'gastrotendencias' neoyorquinas.