Bar Vinazo, un ‘wine bar’ español en Brooklyn con la joven chef Silvia García-Nevado al frente

Es el nuevo proyecto de Ilyssa Satter y Joe Campanale, restauradores empeñados en emprender en Brooklyn —donde son socios de proyectos como Fausto o LaLou—. Bajo un formato de ‘Spanish wine bar’, arrancó hace unas semanas Bar Vinazo, un local con barra, mesas y patio ajardinado, en Park Slope. Al frente, está la joven cocinera Silvia García-Nevado, nacida en Barcelona, criada en Brooklyn y graduada en The Culinary Institute of America. Una carta de tapas y platos españoles, de diferentes regiones y con productos ‘made in Spain’; una selección de 150 vinos naturales y oferta de coctelería componen la propuesta de esta reciente inauguración en el mercado gastronómico de  Nueva York.

Apenas 20 platos y un apartado con una decena de conservas de pescado (de berberechos en salmuera a zamburiñas) componen un curioso recorrido por la gastronomía española, en el que, sin que falten recetas icónicas —como la Tortilla española—, huye de los tópicos y se decanta por incluir desde Esqueixada, Escalivada, Fideuá de marisco o Canelones por el lado catalán para saltar a Pulpo a la gallega, Pollo en pepitoria —muy presente, por ejemplo, en la cocina madrileña—, Gilda —‘pintxo’ nacido en San Sebastián— o una colección de productos de cerdo ibérico, que permiten probar desde un plato casi obligatorio de jamón Cinco Jotas o Lomo ibérico. Por redondear el viaje por la rica y variada ‘mesa made in Spain’, se añaden Coquetas de jamón ibérico y queso manchego, sobrasada mallorquina o txistorra navarra, además de un apartado con tres quesos de diferentes orígenes (el gallego San Simón, el riojano Los Cameros o un Zamorano).

Es la carta de Bar Vinazo, un negocio abierto hace pocas semanas en Brooklyn, con un nombre tan español cuya pronunciación es un desafió para los neoyorquinos que ya están llenando su barra, sus mesas y su patio con un jardín vertical.

El proyecto de Ilyssa Satter y Joe Campanale

Ubicado en la Séptima Avenida, en Park Slope, este formato de ‘Spanish wine bar’ es el proyecto de Ilyssa Satter y Joe Campanale, restauradores que viven en barrio residencial de Brooklyn y pensaron que un formato de cocina española podía convertirse en un nuevo punto de reunión para los vecinos de la zona. Decantarse por una propuesta española no fue una decisión al azar. Campanale vivió y estudió en Madrid, cuando era universitario, algo que le marcó y, por ejemplo, le descubrió los vinos españoles.

No es el primer proyecto gastronómico de este dúo emprendedor. Campanale es socio en Fausto, restaurante con “alma italiana” en Brooklyn, a 10 minutos a pie de Bar Vinazo. Además, aliado con Satter y el restaurador David Foss, son socios de LaLou, un restaurante-bar de vinos en Prospect Heights (Brooklyn) especializado en vinos naturales, biodinámicos y de pequeña productores. “Bar Vinazo es la primera apertura conjunta e independiente de Campanale y Satter”, aclaran los responsables de esta inauguración registrada recientemente en el mercado gastronómico de Nueva York.

Silvia García-Nevado, chef de Bar Vinazo

Para estar al frente de la cocina de Bar Vinazo, Satter y Campanale ficharon a una joven chef de origen español: Silvia García-Nevado. Nacida en Barcelona y criada en Brooklyn, se graduó en The Culinary Institute of America en 2018, tras decantarse por una carrera profesional ligada con la cocina, afición que aprendió de su madre y su abuela, que le inculcó desde muy pequeña “el amor por la comida y la hospitalidad”, unido con los recuerdos de sus vacaciones infantiles en España.

Tras graduarse, pasó por espacios neoyorquinos como Buddakan, The Standard East Village, Petrossian NYC o Prune, donde se incorporó a principios de 2020 liderando la cocina, con el doble rol de asumir “el ritmo acelerado del servicio junto con la gestión principal de la cocina y las responsabilidades operativas”.

Selección de productos españoles

Desde su apertura, es la jefa de cocina de Bar Vinazo. Para Campanale y Satter, esta joven chef aporta “un profundo conocimiento y pasión por los ingredientes españoles, apoyándose en preparaciones sencillas y recetas familiares para resaltar los sabores regionales de España”.

De hecho, Silvia García-Nevado dice haberse inspirado en los recuerdos de su niñez para idear la propuesta del neoyoquino Bar Vinazo. “La carta destaca las recetas y los ingredientes con los que crecí cuando era niña en España. Algunas de ellas son recetas muy queridas, que mi familia ha transmitido de generación en generación, y otras me transportan de inmediato al tiempo que pasé viajando y saboreando dentro de la increíble cultura de las tapas en España”, reconoce la cocinera a Gastroeconomy. “Estoy realmente emocionada de compartir la variedad de productos que España tiene para ofrecer nuestros vecinos de Brooklyn y a los neoyorquinos en general, que o bien se sienten en nuestro bar, o se reúnan con amigos en una mesa en nuestro patio trasero”, añade.

La carta de tapas, platos, vinos y cócteles de Bar Vinazo

La carta de Bar Vinazo combina tapas y platos, como “una celebración de los ingredientes españoles, seleccionados de manera intencionada y preparados de forma simple”, definen sus dueños a Gastroeconomy. García-Nevado se ha encargado de seleccionar carnes y quesos de diferentes regiones de España que se reseñan al lado de cada plato en el menú escrito. Se puede calcular un ticket medio entre 40 y 80 dólares (37-74 euros), en función de si solo se tapea o se pide varios platos para comer.

Como complemento, la afición de Joe Campanale le ha llevado a encargarse de gestionar el capítulo líquido de Bar Vinazo, con una selección de más de 150 vinos naturales, orgánicos y biodinámicos. “La lista de vinos muestra la gama de estilos que España tiene para ofrecer, además de representar regiones menos conocidas”, señalan desde el negocio de Brooklyn.

Además, Bar Vinazo cuenta con oferta de coctelería, fruto de una colaboración entre Campanale y la mixóloga Estelle Bossy, que como asesora ha creado una carta de cócteles, que “destaca clásicos reinventados con un estilo español”, lo que da pie a un trío de variaciones de ‘gin-tonic’, un Martini con salmuera de pimiento vasca en escabeche, la llamada Txocolita como un guiño a la sangría o una versión sin alcohol del Tinto de Verano.

El espacio de Bar Vinazo

Para el diseño de Bar Vinazo, Satter y Campanale han vuelto a colaborar con Matthew Maddy y Nico Arze, de Walk & Talk Consulting, con quienes ya habían trabajado en sus otros restaurantes del barrio (LaLou y Fausto). El eje central del local es una barra de pino y terracota, rodeada de mesas, que componen con una capacidad de 30 plazas la zona interior, donde hay instalada una estación de corte de jamón ‘Cinco Jotas’. Se añade un patio trasero con jardín en dos niveles, con espacio para otras 40 personas.

En cuanto al horario, Bar Vinazo abre de martes a domingo, de 17.00 a 23.00. El espacio puede reservarse para eventos.

Bar Vinazo. 158 7th Ave. Brooklyn. Nueva York. Tel. +1 917 563 3655

Autora de las fotos: Liz Clayman.

Acerca del autor



“Economista de formación y periodista de profesión, me encanta escribir y, además, comer. GASTROECONOMY nació el 30 de julio de 2011 como un pequeño proyecto personal, a los 4 meses de decidir convertirme voluntariamente en periodista ‘freelance’. Aquí escribo de lo que ocurre en el sector: cambios, novedades, estrategias, tendencias… Se trata de observar para contarlo de la forma más amena y detallada posible. La hostelería, sea un sencillo bar, una casa de comidas o un espacio de alta cocina, equivale a un relevante sector económico que se puede analizar con el mismo rigor y seriedad que cualquier otra actividad, eliminando la frivolidad que, por desgracia, sobra en los últimos tiempos en la gastronomía. A escribir aprendí y aprendo con la práctica y porque me enseñaron a hacerlo en mi casa y en el diario económico Expansión (www.expansion.com)”.

No hay comentarios

Publicar un comentario