Pajarita, fusión en un bar de Apodaca

Este local, abierto en noviembre de 2014 en el cruce entre Malasaña y Alonso Martínez, gira en torno a un formato de cocina global a precios moderados.

Gastroeconomy_Pajarita2A mediados de noviembre, abrió en Apodaca, uno de los ‘pasillos’ que unen el barrio de Malasaña con la zona de Alonso Martínez y Salesas. Es decir, una de esas calles, que, en los últimos tiempos, ha revalorizado su atractivo por ubicación estratégica. Se llama Pajarita o, en redes sociales, Bar Pajarita. Ha optado por una zona ‘cool’ y es un proyecto de jóvenes emprendedores: Ricardo Andrade (de origen mexicano) está al frente de la cocina, acompañado en este negocio de su socio, Víctor Alenar, a cargo de la sala.

Gastroeconomy_Pajarita1En una ciudad como Madrid, en la que se multiplican las aperturas, el otoño ha sido particularmente intenso y el cliente más obsesionado con la gastronomía no tiene apenas tiempo material para completar una agenda plagada de (¿excesivas?) novedades.

La fiebre de los estrenos gastronómicos es, seguro, un buen síntoma de la salud gastronómica y emprendedora de la capital, pero la proliferación de inauguraciones tiene un hándicap: parece complicar la identificación de locales realmente innovadores en oferta gastronómica o en formato de negocio. ¿Cómo diferenciarse en un mercado con tantas novedades? ¿Cómo dar con la clave para ser diferente con la vocación de atraer clientela y, por lo tanto, llenar las mesas e incrementar la facturación?

Diferenciación en el mercado

Si el ‘gastrobar’, la hamburguesa, el ‘hot dog’ o el dúo coctelería-comida dieron lugar a auténticas fiebres de 2010 a 2013, ahora los locales de cocina fusión, el ‘streetfood’ y los ‘foodtrucks’ (dentro de la legalidad) parecen tomar el relevo a las penúltimas ‘modas’. Pero, con modas, un negocio no funciona; sólo garantiza un éxito efímero, incapaz de perdurar en el tiempo y, probablemente, de llegar a rentabilizar un proyecto.

Gastroeconomy_Pajarita11En este contexto del gastromercado madrileño, Bar Pajarita parece diferente: desde su nombre a la apuesta por un concepto que opta por la simplicidad en su ‘escaparate’ y en su interiorismo (Chifa, Picsa, Askua Barra, Bocadillo de Jamón y Champán…); una cocina que fusiona lo español (¿cierto predominio gallego?) con lo global (mexicano, peruano, asiático…) y unos precios muy moderados.

En este espacio de madera, que suma barra, mesas altas y bajas y cocina semivista tras un cristal, Pajarita funciona con carta y dos menús degustación, bautizados como ‘Armonías’ y planteados como “combinaciones” de platos, ideados para una visión general sobre la cocina del local y que son una buena opción para estrenarse en una primera visita. Las ‘Armonías’ tienen dos extensiones: la más breve, a un precio de 32 euros y pensada para 2 personas (es decir, un tícket de 16 euros por comensal, sin bebidas); y la más extensa, por 61,5 euros y para 4 comensales (unos 15 euros por persona).

Gastroeconomy_Pajarita9Los dos menús recogen platos estrella de la casa, como la Coca guanajuatense (4 euros, si se pide a la carta), en clave mexicana; las Bombitas de camarón (6), una versión de la causa peruana (elaborada con puré de patata); los Huevos divorciados (6), bizcocho de clara de huevo con yemas, arroz salvaje, habas, galleta de frijol y de tomate y cristal de albahaca; los ‘Macaron’ mexicanos (5 euros), un trío salado de cochinita pibil, pollo en mole poblano y guacamole; el ‘Baozi’ de cebón (6 euros/2 unidades o 10 euros/4 unidades), elaborado con pan casero (‘baozi’ es una receta asiática de pan cocido al vapor, relleno de carne o pescado), acompañado de un alioli de chiles secos; ‘Un, dos, tres Malasaña’ (4 euros), huevos a 66 grados con patatas “ultracrujientes” y “crumble madrileño”; ‘Padrón Poppers’ (3 euros), pimientos de Padrón rellenos de crema de mejillón; o el ‘Cotton cake’ (5), una tarta de queso mexicanizada con mouse de aguacate. Los platos, en los que se emplean algunas técnicas contemporáneas, tienen gracia, personalidad y sabor y, con apenas unas semanas de rodaje, prometen dar lugar a una fórmula más que interesante.

A la carta (los platos tienen precios de 3 a 10 euros), el tícket medio puede variar de 15 a 30 euros; y, además, a mediodía, existe un menú del día, al imbatible precio de 10,95 euros, integrado por un aperitivo, un entrante, un segundo y un postre, a elegir entre 3 o 4 opciones en cada ‘capítulo’.

Gastroeconomy_Pajarita3Su formato

En su propuesta de cocina globalizada o fusión, casi todos los platos de Pajarita están pensados para compartir y muchos para comer con las manos. Sin mantel, las mesas reciben al cliente con una pajarita hecha con una servilleta de papel de color negra, entrelazada en unos palillos asiáticos de madera. Una breve y bien seleccionada carta de vinos (algunos por copas) y cervezas completa la fórmula. Para la sobremesa, hay música y cócteles.

En resumen, Pajarita es bar de cocina fusión: un bar, un bistró o  casa de comidas de cocina global. “Todos los platos están pensados para sorprender y para compartir […]. No necesitareis cuchillos, incluso podréis prescindir de los tenedores, si os atrevéis con los palillos”, definen el negocio sus propietarios, a través de los perfiles en redes sociales del establecimiento. “No todo en la vida es diversión, pero comer sí que debería serlo o, por lo menos eso pensamos en Pajarita”, añaden.

El descubrimiento de este local llegó con las pistas de varios amigos (incluido Gonzalo Verdera, de Todovino, a través de sus fotos en Instagram) y porque éste uno de nuestros barrios (o cruce de barrios) favoritos de Madrid. “Huevos viudos en @barpajarita, con Ricardo Andrade al frente de los fogones. Excelente y genial lugar abierto tan solo hace 20 días en calle Apodaca 20 y ya pisando muy fuerte. No os lo perdáis!!”, advertían desde la página en Facebook de Alambique, veterana escuela de cocina de Madrid.

DóndeFacebookPrecioHorario

Pajarita. Apodaca, 20. Madrid. Tel. 91 591 73 10

Carta: De 15 a 30 euros

Menús:

– ‘Armonía I’: 32 euros (para 2 personas y platos)

– ‘Armonía II’: 61,5 euros (para 4 personas y platos)

– Menú del día: 10,95 euros

No cierra

Fuente de las fotos: Pajarita y MFG-Gastroeconomy.

[wzslider]

Acerca del autor



"Soy economista de formación y periodista de profesión. Mi vocación es escribir, casi de lo que sea. Por una promoción profesional, empecé a escribir sobre gastronomía como vía de escape y, tras unos años, es a lo que decidí dedicarme, con el portal GASTROECONOMY como principal proyecto. Me encanta comer y escribir y sostengo que, en el sector gastronómico, hay mucho que contar desde la seriedad, el rigor y la profesionalidad. La palabra 'foodie', que formó parte del subtítulo de este 'site' en sus primeros años, hoy me da alergia. En todo caso, el lujo es poder escribir, algo que me encanta y que me enseñaron a hacer en mi casa y en el diario económico Expansión (www.expansion.com)”.

4 Comentarios
  • christian marquez
    Publicado a las 01:30h, 03 enero Responder

    Excelente concepto y muchas felicidades a los creadores de esta innovadora idea!! Un abrazo para ustedes.

  • Roman
    Publicado a las 13:11h, 05 enero Responder

    Sí, muy rico y novedoso aunque escaso. De todos modos su gran problema es el servicio, que es muy malo. Un camarero que se nota sin experiencia y falta de tablas, tanto como para no volver.

  • Natalia
    Publicado a las 16:04h, 28 enero Responder

    Buenas tardes sitio ideal y sin duda una cocina excelente pero hay que decir sobre todo los que nos dedicamos a esto es: UNA COCINA NO ES BUENA SI NO ESTA ACOMPÑADA DE UN BUEN SERVICIO felicidades y muchos existos.

  • jorge
    Publicado a las 23:31h, 25 abril Responder

    Sitio totalmente recomendable, atención excelente, explicandote cada plato. Comida sorprendente y original. Si sois sosos y tradicionales no vengais, a los demas solo dejaos sorprender por su comida. Todo a un precio muy asequible. Volveremos.

Publicar un comentario