20 pistas gastronómicas para no perderse en Brooklyn

Desde Nueva York, Javier Ansorena realiza una ruta por 20 lugares ubicados en este inquieto barrio.

Gastroeconomy - Brooklyn - fettesau2

Si no se come en Brooklyn, es imposible tener una idea de la escena gastronómica de Nueva York. Cruzar cualquiera de los tres puentes que unen Manhattan con Brooklyn es una invitación a probar tradiciones culinarias arraigadas, locales innovadores o clásicos de la cocina neoyorquina. Éste es un viaje limitado pero intenso a la riqueza y la efervescencia gastronómica de algo que es mucho más que un barrio. GASTROECONOMY publica una lista con 20 pistas para comer en Brooklyn:

Colonia Verde: Sabor hispano a la brasa

Gastroeconomy - Brooklyn - coloniaverde1

La pareja formada por Felipe Donnelly y Tamy Rofe encontraron el éxito con su restaurante Cómodo, en NoLiTa, y este año han firmado una de las propuestas más interesantes en Brooklyn. Al igual que Cómodo, Colonia Verde se basa en fórmulas sudamericanas (arepas, ceviches) y con un gran protagonismo de las brasas. Allí se cocinan su trucha (aderezada después con una salsa de pistacho y coco), su chuleta de ternera o su famoso ‘lomo al trapo’, un corte vacuno y cocinado a la brasa envuelto en un paño. Su local es coqueto y acogedor, al estilo del barrio en el que se ubica, Fort Greene.

DóndeWebPrecio

COLONIA VERDE. 219 Dekalb Avenue, Brooklyn (Fort Greene). Nueva York

Precio: 60 dólares

Achilles Heel: Lo último del imperio ‘hipster’

Gastroeconomy - Brooklyn - AchillesHeel2_Adrian Gaut

Andrew Tarlow es probablemente el restaurador más influyente de Brooklyn. En sus restaurantes ha sabido crear un concepto que encaja a la perfección con la modernidad y la fauna creativa contemporánea de Brooklyn: productos locales, recuperación de clásicos, rusticidad sofisticada, ambiente informal pero ‘cool’, actitud ‘indie’ pero espléndida ejecución del negocio… Sus restaurantes están hechos a medida del ‘hipster’ (si a la palabra le queda algún significado), dispuesto a pagar un poco más por comer en un local que comparta sus ambiciones estéticas y gastronómicas. Tarlow empezó con Diner en la Nochevieja de 1999, cuando Williamsburg era todavía un refugio barato para artistas y creativos. Se consagró con Marlow & Sons y su imperio tiene ya varios locales interesantes en Brooklyn: Roma’s es uno de los mejores restaurantes de Fort Greene, se ha encargado del restaurante del popular Wythe Hotel (Reynards) y de su terraza (The Ides, con una de las mejores vistas de la ciudad) y ha abierto la carnicería Marlow & Daughters. Su última joya es Achilles Heel, en plena zona industrial de Greenpoint. Es un bar con cocktails interesantes, una carta de platos pequeños con ostras, conservas, embutidos, quesos, encurtidos y un pan deliciosos (se hornea a la vuelta de la esquina, en She Wolf Bakery, en la que Tarlow también participa). Los martes es un gran día para ir: hacen barbacoa.

DóndeWebPrecio

ACHILLES HEEL 180 West Street, Brooklyn (Greenpoint). Nueva York

Precio: 35 dólares

Peter Luger: El rey del chuletón

Gastroeconomy - Brooklyn - peter luger1

No hay escasez de buenos ‘steakhouses’ –el concepto más parecido al asador- en Nueva York. Pero, sin duda, el rey del chuletón es Peter Luger, un restaurante de vieja escuela al que se llega nada más desembarcar en Brooklyn por el puente de Williamsburg. Los camareros pueden ser ásperos: pierden la paciencia cuando los comensales invierten demasiado tiempo en estudiar el menú (rodajes de tomate, crema de espinacas, bacon, patatas y chuletón es la comanda habitual) y miran con desprecio –con razón- cuando alguien pide la carne hecha. Es obligatorio pedirla ‘rare’ (poco hecha): al plato no llegará una chuleta sangrienta sino un caramelo de carne de rojo intenso. Y una buena opción, menos conocida, para el mediodía: su deliciosa hamburguesa.

DóndeWebPrecio

PETER LUGER 178 Broadway, Brooklyn (Williamsburg)

Precio: 90 dólares

Speedy Romeo: Encuentro ‘cool’ en Clinton Hill

Gastroeconomy - Brooklyn - speedyromeo1

Desde su apertura a finales de 2012, Speedy Romeo se ha convertido en uno de los locales favoritos del barrio de Clinton Hill. Es un local desenfadado y joven, que gira en torno a las pizzas cocinadas en su horno de leña, con variantes tan interesantes como la Dangerfield, con albóndigas de cerdo y ternera, ricota, bechamel y chips de ajo. Pero tan importantes como las pizzas son los entrantes creados por su cocinero, Justin Bazdarich, como la remolacha asada, el estupendo pulpo a la parrilla con romesco de almendras y la omnipresente ensalada de col rizada (‘kale’), el plato nacional de Brooklyn.

DóndeWebPrecio

SPEEDY ROMEO 376 Classon Avenue, Brooklyn (Clinton Hill). Nueva York

Precio: 55 dólares

Roberta’s: El lucero gastronómico de Bushwick

Gastroeconomy - Brooklyn - robertas1_Deirdre Schoo

En 2008, era difícil pensar que la esquina semiabandonada entre las calles Roger’s y Moore se convertiría en uno de los lugares de peregrinación de los foodies neoyorquinos. Durante mucho tiempo, Roberta’s ha sido la única razón por la que la ‘gente bien’ de Manhattan visitaba el barrio de Bushwick, refugio de hipsters y artistas. Hoy, Bushwick ya no es alternativo, han llegado restaurantes interesantes, supermercados orgánicos y bares de moda, pero Roberta’s sigue siendo su lucero culinario. Con la excusa de su excelente pizza, Roberta’s ofrece una cocina basada en los productos de su propia huerta o locales. En verano, su patio es uno de los mejores lugares para socializar del barrio y si hay ganas de una aventura gastronómica más sofisticada, se puede intentar encontrar una reserva en Blanca, el restaurante hermano, que el año pasado consiguió una estrella Michelin. Su menú de degustación tiene un precio de 195 dólares.

DóndeWebPrecio

ROBERTA´S 261 Moore Street, Brooklyn (Bushwick). Nueva York

Precio: 50 dólares

Crabby Shack: Lo último de Franklin Avenue

Gastroeconomy - Brooklyn - crabbyshack2

Franklin Avenue, entre Atlantic y Eastern Parkway, se ha convertido en una de las escenas gastronómicas más pujantes de la ciudad. Hay una puñado de lugares interesantes en esas diez manzanas: Mayfield, Barboncino, Kelso, Little Zelda, Chavela’s o el cercano Catfish, en Bedford Avenue, son algunos ejemplos. El último en sumarse a esta efervescencia culinaria es Crabby Shack, un sencillo local de marisco al estilo sureño. El rey del menú es el cangrejo (crab) que se cocina en una deliciosa (y picante) salsa de pimentón, apio y otros ingredientes. Las gambas y los bocadillos (como el crab roll) son también recomendables. Es una comida para arremangarse y disfrutar. El marisco se sirve en bolsas de plástico y se come en mesas con manteles de papel. Las dueñas son Gwen Woods y Fifi Bell-Clanton, dos amigas sin experiencia en la restauración, pero apasionadas por este tipo de comida. Consiguieron el dinero inicial en una campaña en Kickstarter, y ahora tienen a un barrio chupándose los dedos.

DóndeWebPrecio

CRABBY SHACK 613 Franklin Avenue, Broolyn (Crown Heights). Nueva York

Precio: 25 dólares

Di Fara: La leyenda de la pizza

Gastroeconomy - Brooklyn - difara2

Elegir la mejor pizza de Nueva York es tan difícil como nombrar el mejor pincho de tortilla de Madrid. Imposible. Dentro de Brooklyn, no hay problema para elegir la pizzería más legendaria. Aunque más turistas van a Grimaldi’s (también por su localización, a los pies del puente de Brooklyn) los amantes de la pizza peregrinan hasta Di Fara, en Midwood, un barrio residencial alejado de Manhattan. Para algunos, su pizza está sobrevalorada, pero no hay duda de que merece la pena ver a Dom De Marco, el propietario de Di Fara, elaborar con meticulosidad cada una de las pizzas, todos los días, igual que lo ha hecho durante décadas.

DóndeWebPrecio

DI FARA 1424 Avenue J, Brooklyn (Midwood). Nueva York

Precio: 15 dólares

Greenpoint Fish & Lobster

Gastroeconomy - Brooklyn - greenpointfish1

A medio camino entre la pescadería de calidad y el ‘raw bar’, Greenpoint Fish & Lobster es el último ejemplo de la restauración con conciencia que se ha expandido por Brooklyn. Este pequeño local está asociado con pescadores locales para defender un modelo de consumo de pescado sostenible. En la barra de bar se puede encontrar sushi, tacos de pescado, ostras, navajas, vieiras a la plancha, sopa de marisco… Y con una cerveza artesanal del grifo, es la manera ideal de debatir qué pescado llevarte a casa esa noche.

DóndeWebPrecio

GREENPOINT FISH & LOBSTER 114 Nassau Avenue, Brooklyn (Greenpoint). Nueva York

Precio: 50 dólares

Fette Sau: Día de barbacoa

Gastroeconomy - Brooklyn - fettesau2

Los sureños de EEUU dicen que no es posible encontrar un restaurante de barbacoa decente en Nueva York. Lugares como Fette Sau son un ejemplo de que es una afirmación algo exagerada. Este restaurante es tan rústico como su comida: tiene la pinta de un garaje, mesas largas de madera para compartir, un mostrador donde se pide la comida y una barra en la que sirven ‘growlers’ (garrafas) de cerveza. Pero tras esta apariencia de trazo grueso se esconden cortes de carne asada deliciosos: costillas, falda de ternera, pastrami, chuletas, brazuelo de cordero, gorrín… La selección depende de las existencias de las pequeñas granjas orgánicas que les surten de material. Donde no hay nunca escasez de selección es en la carta de whiskys americanos, una de las mejores de la ciudad.

DóndeWebPrecio

FETTE SAU 354 Metropolitan Avenue, Brooklyn (Williamsburg). Nueva York

Precio: 35 dólares

Traif: Irreverencia en los fogones

Gastroeconomy - Brooklyn - traif1

‘Traif’ es el término con el que en yiddish (el lenguaje de los judíos de Europa del Este) se denomina a la comida prohibida por la ley judía. Ese es el nombre que el chef Jason Marcus y Heather Heuser le dieron a su restaurante, en el que se centra precisamente en todos aquellos productos no permitidos, como el cerdo o el marisco. Marcus (judío) y Heuser tuvieron la ocurrencia de situarlo a las puertas del barrio hasídico (judíos ultraortodoxos) de Williamsburg. Delante de la puerta y de su logo (un cerdo con un corazón), pasan hombres de negro, con grandes sombreros y barbas largas, mujeres con pelucas y faldas por debajo de las rodillas y niños armados con tirabuzones. Dentro del local, no hay nada controvertido, sólo un menú divertido de platos pequeños, con creaciones excelentes, como las costillas de cerdo glaseadas con fresa y canela, las ancas de rana aderezadas como alitas de pollo al estilo Buffalo o las vieiras con risotto de guisants y mantequilla de alcaparras, tomate y limón. Recientemente, la pareja ha abierto otro restaurante con similar concepto, pero centrado en la gastronomía mexicana, Xixa. Heuser explica a Gastroeconomy que la escena gastronómica de Barcelona, donde pasaron un mes antes de abrir Traif, fue “una gran fuente de inspiración”. De hecho, el nombre de Xixa vino por una noche de copas en un bar barcelonés de nombre Xixbar.

DóndeWebPrecio

TRAIF 229 South 4th Street, Brooklyn (Williamsburg). Nueva York

Precio: 55 dólares

Pok Pok: La mejor experiencia thai

Gastroeconomy - Brooklyn - pokpok2

Posiblemente la mejor opción para comer platos tailandeses en la ciudad, Pok Pok lleva un par de años en la orilla del East River, al sur del puente de Brooklyn. Es una zona industrial y portuaria, pero que, como el resto de la ciudad, está cambiando hacia espacios verdes, carriles-bici y nuevos restaurantes. Su plato estrella son las alitas de pollo a la salsa de pescado, crujientes y picantes. Esa es la tónica del restaurante, donde es difícil encontrar, como ocurre en la comida tailandesa, platos no especiados. En la jerga tailandesa, Pok Pok significa ‘mortero’, lo que encaja a la perfección con la mezcla de sabores de sus platos. Van aderezados con mezclas aromáticas de chiles tailandeses, citronela, lima, ajo, raíz de cilantro, leche de coco, cúrcuma, pimientos, azúcar de palma o la omnipresente salsa de pescado. Las carnes asadas al carbón, los pescados, los platos con fideos son una delicia. Merece la pena mirar la carta de cocktails, donde cada noche hay un par de especiales interesantes.

DóndeWebPrecio

POK POK 117 Columbia St, Brooklyn (Waterfront District). Nueva York

Precio: 55 dólares

Glasserie: Éxito en la fábrica de cristal

Gastroeconomy - Brooklyn - glasserie1_Remy Amezcua

Greenpoint es un barrio de Brooklyn con mucho encanto pero con un gran inconveniente: está mal comunicado. Eso no ha sido un problema para que, desde el verano pasado, muchos amantes de la comida de otras partes de la ciudad se acercaran hasta una antigua fábrica de cristal en el extremo norte de Brooklyn. Lo han hecho por Glasserie, un precioso restaurante con un concepto de comida mediterránea con productos locales. Gran parte del éxito se debe a la labor de la chef Sara Kramer, un personaje extraordinario que antes de meterse en la cocina de Glasserie fue protagonista del musical ‘Mamma Mia’. Kramer es responsable, entre otras cosas, de que muchos neoyorquinos hayan descubierto el valor del conejo, con su famoso gran plato de conejo para compartir acompañado de un guiso de garbanzos (78 dólares). Kramer dejó Glasserie por diferencias con su socia, Sara Conklin, y todo apunta a que abrirá un nuevo restaurante en Los Ángeles. El israelí Eldad Shem Tov, que trabajó a las órdenes de Kramer, es ahora el responsable de mantener la reputación del restaurante.

DóndeWebPrecio

GLASSERIE 95 Commercial Street, Brooklyn (Greenpoint). Nueva York

Precio: 55 dólares

Chuko: Ramen de calidad

Gastroeconomy - Brooklyn - chuko1

Prospect Heights, el barrio al norte del pulmón verde de Brooklyn, Prospect Park, ha visto crecer pequeños restaurantes interesantes como 606 R&D, Kaz An Nou o Kimchi Grill. Entre ellos, sobresale Chuko, un pequeño local dedicado al ramen japonés. David Koon y Jamison Blankenship, que se conocieron en la cocina de Morimoto, fueron los creadores del local, que ofrece un ramen sencillo y de calidad en el ambiente habitual de Brooklyn: ladrillos cara vista, madera reciclada, sillas de aluminio. Una gran pizarra muestra los dos o tres platos especiales del día –el ramen con rabo de toro es un habitual- y el menú, además de los platos de fideos de arroz, ofrece entradas deliciosas como los ‘steam buns’ de cerdo y gamba y unas excelentes alitas de pollo. El éxito de Chuko ha llevado a sus propietarios a expandir el negocio a la acera de enfrente, donde recientemente inauguraron Bar Chuko, con una amplia entrada de sakes y de cocktails basados en el shochu, un destilado japonés. Además, ofrece tapas y pequeñas porciones de ramen.

DóndeWebPrecio

CHUKO 552 Vanderbilt, Brooklyn (Prospect Heights). Nueva York

Precio: 35 dólares

Peppa’s Jerk Chicken: Auténtico pollo caribeño

Gastroeconomy - Brooklyn - peppas2

Entre la multitud de culturas culinarias que habitan en Brooklyn, una de las menos conocidas es la caribeña. Hay importantes comunidades de Jamaica, Trinidad y Tobago o Haití en barrios como Lefferts Gardens o Ditmas Park, con multitud de restaurantes en la avenida Flatbush, al Sur de Prospect Park. Uno de los más populares es Peppa’s Jerk Chicken, un humilde local de comida para llevar. En el menú hay gambas fritas, pescado especiado, rabo de toro y alguna otra especialidad caribeña, pero el rey es el pollo asado. La cocina la dominan dos enormes parrillas donde humean sin parar pollos embadurnados en un cóctel de especias. Casi siempre hay cola y el plan ideal es llevarse la comida a Prospect Park, el pulmón de Brooklyn. El pollo es jugoso, especiado, aromático, pero solo para paladares acostumbrados al picante.

DóndePrecio

PEPPA´S JERK CHICKEN 783 Flatbush Avenue (Lefferts Gardens). Nueva York

Precio: 10 dólares

The Elm: Sofisticación en McCarren

Gastroeconomy - Brooklyn - the elm1_evan_sung

Paul Liebrandt consiguió con Corton (dos estrellas Michelin) uno de las mejores propuestas gastronómicas de Nueva York. El año pasado, cerró este restaurante en Tribeca para cruzar el East River e instalarse en el Hotel McCarren (antes King and Grove), donde abrió The Elm. Es un concepto sofisticado en el plato, pero informal en el espacio –amplio y con un toque retro industrial- y en el servicio. El menú refina platos clásicos como el ‘fish and chips’ (hecho con merluza y acompañada de lima encurtida y chips de verduras) o la hamburguesa (con tomate confitado y queso Cheddar a la cerveza), además de propuestas más contundentes como el salmón (con curry rojo, berenjena y col rizada), el pato (con rábanos y avellanas) o ‘Garden’, un plato vegetariano basado en un risotto de maíz con verduras del tiempo que se ha convertido en uno de los favoritos del local. Entre las entradas, gazpacho de aguacate, donuts de cangrejo o trucha con burrata y huevos de trucha. The Elm también ofrece la posibilidad de cenar en una barra frente a la cocina, sólo para el menú de degustación.

DóndewebPrecio

THE ELM 160 North 12th Street, Brooklyn (Williamsburg). Nueva York

Precio: 75 dólares

Bozu: El éxito de las tapas japonesas

Gastroeconomy - Brooklyn - bozu1

Como en el resto de Nueva York, no hay escasez de restaurantes japoneses en Brooklyn, desde las decenas de pequeños locales de barrio hasta propuestas más sofisticadas, como el restaurante 1 or 8. Uno de los favoritos, con varios años ya a sus espaldas es Bozu, en Williamsburg. Su concepto es japonés con influencias europeas y mucho de ello en formato tapa. Entre los platos estrella está su pollo frito, la ensalada de tofu y las bombas de arroz. Es un local íntimo y con un patio perfecto para las noches de verano. Su creador, Makoto Suzuki, ha firmado otros dos locales con mucho éxito: Samurai Mama, también en Williamsburg y dedicado a los fideos de arroz udon; y Momo, un delicioso local de tapas japonesas a la vuelta de la esquina de Roberta’s, en Bushwick.

DóndewebPrecio

BOZU 296 Grand Street, Brooklyn (Williamsburg). Nueva York

Precio: 45 dólares

The HotHouse: Pollo frito al estilo Nashville

Gastroeconomy - Brooklyn - hothouse1

DóndewebPrecio

THE HOTHOUSE 415 Tompkins Avenue, Brooklyn (Bedford-Stuyvesant). Nueva York

Precio: 35 dólares

Pickle Shack: Amor por el pepinillo

Gastroeconomy - Brooklyn - pickleshack1

Como anuncia su nombre, el rey aquí es el ‘pickle’, el pepinillo, un ingrediente muy neoyorquino, producto de la influencia de los inmigrantes de Europa del Este. ‘Pickle Shack’ abrió el año pasado en Gowanus, y se ha convertido en uno de los lugares más celebrados del barrio. Gowanus es una zona industrial que toma el nombre de un canal industrial que la atraviesa. En los últimos años se ha hecho un esfuerzo por acondicionar el canal y se han llegado residentes, negocios y, claro, restaurantes. Aquí el plato estrella son los pepinillos rebozados y fritos, servidos con un alioli de limón. El menú es informal pero muy atractivo y cuidado, con bocadillos interesantes y una buena selección de quesos. También es un lugar ideal para el amante de la cerveza, con los grifos dominados por Dogfish Head, un productor de Delaware.

DóndewebPrecio

PICKLE SHACK 256 4th Avenue, Brooklyn (Gowanus). Nueva York

Precio: 25 dólares

Berg’n: De los creadores de Smorgasburg…

Gastroeconomy - Brooklyn - bergn2

En 2011, el popular mercadillo de antigüedades y artesanías Brooklyn Flea añadió una zona con puestos de comida bajo el nombre de Smorgasburg. Este zoco culinario ha sido un banco de pruebas ideal para conceptos gastronómicos que han acabado en un restaurante fijo. Los creadores de Brooklyn Flea y Smorgasburg, Jonathan Butler y Eric Demby, han expandido su imperio con mercadillos en otras ciudades, restaurantes pop-up y ahora desembarcan con un ‘beer hall’ en Crown Heights. En un antiguo garaje, Berg’n es un espacio diáfono con mesas alargadas estilo ‘biergarten’, una gran selección de grifos de cerveza y varios puestos de comida callejera de calidad. Ramen Burger, Pizza Moto, Asia Dog y Mighty Quinn’s BBQ son por ahora las opciones de comida de este local, abierto a finales de agosto.

DóndewebPrecio

BERG´N 899 Bergen Street, Brooklyn (Crown Heights). Nueva York

Precio: 25 dólares

Talde: La fusión que mejor funciona

Gastroeconomy - Brooklyn - talde1

La fusión asioamericana ha sido uno de los conceptos más exitosos en el panorama gastronómico de Nueva York, con el imperio Momofuku como el mejor ejemplo. En el coqueto barrio de Park Slope, quien ha triunfado ha sido el cocinero Dale Talde. Su restaurante Talde lleva varios años abierto, pero se ha convertido en uno de los destinos favoritos del barrio. Las alitas Kung Pao tienen fama merecida, pero hay otros platos muy interesantes, como los dumplings de pretzel de cerdo y cebollino o el pad thai de ostra crujiente y bacon. A raíz del éxito de este restaurante, el cocinero ha abierto otros dos restaurantes en el barrio, Thistle Hill o Dale Talde.

DóndewebPrecio

TALDE 369 7th Avenue, Brooklyn (Park Slope). Nueva York

Precio: 55 dólares

Fuente de las fotos: Los restaurantes.

[wzslider]

Acerca del autor



"Periodista y gestor cultural. Navarro-onubense. En 2008, llegué a Nueva York para cambiar de aires y aprender cosas nuevas, pero nunca he dejado de juntar letras. Hay dos cosas en la vida que siempre voy a perseguir: escribir y comer lo mejor que pueda. Nueva York es un buen lugar para ambas" ...POR QUÉ NOS GUSTA JAVIER EN GASTROECONOMY: La redacción de un diario económico puede dar para muchas experiencias gastronómicas. En la de Expansión, conocimos a Javier, con el que aprendimos, nos divertimos y compartimos momentos a través de amistades comunes. Nos gusta la valentía que empleó un buen día para marcharse a Nueva York, quizás guiado por la necesidad de alimentar inquietudes culturales más allá del periodismo económico. Su mezcla navarrica y andaluza es un buen punto de partida para este 'foodie' dispuesto a desvelarnos las 'gastrotendencias' neoyorquinas.

2 Comentarios
  • Elementa
    Publicado a las 12:59h, 30 mayo Responder

    Hola! Me ha encantado la selección tan fuera de lo maistream, son barrios a los que voy a ir por esta guía gastronomica. Gracias por explicar los platos con la historia que hay detrás, creo que es lo mas enriquecedor de NY!

  • Elementa
    Publicado a las 13:02h, 30 mayo Responder

    Buenas! He distrutado montón de este viaje por Brooklyn, son barrios que conoceré gracias a esta ruta.. Gracias por dar a conocer los platos con la historia que hay detrás. Algo que me fascina de NY! Grandeza.

Publicar un comentario