Xanty Elías, ganador del premio Basque Culinary World Prize 2021

El chef de Huelva recibe el reconocimiento por su programa de educación gastronómica para niños en Andalucía, a través de la iniciativa ‘Los Niños se Comen el Futuro’. Se trata de una distinción creada en 2016 por Gobierno Vasco y Basque Culinary Center para destacar a chefs que desarrollan alguna iniciativa transformadora con trasfondo social.

“Y, de pronto, todo lo que hiciste merece la pena”. Ha sido su post esta mañana acompañado de la foto de su imagen diario subida como story en Instagram. Justo es ese el arranque de Xanty Elías cada día, acompañado del hashtag ‘Tu Café de Pensar’. Esa reflexión diaria, resumida en pocos caracteres y casi siempre críptica, se ha convertido en el titulo de un libro recién lanzado por Caligrama Editorial (Penguin). Pero no es esa la principal novedad hoy en la carrera del único chef que ha conseguido estrella Michelin en Huelva en un restaurante, Acánthum, que tuvo que cerrar hace unos meses por el impacto de la pandemia, mientras ultima la apertura de Finca Alcoiz, proyecto circular donde no solo dará de comer, sino que se aliará con actividades como producción o divulgación, planteado como el arranque de una nueva etapa en plena naturaleza con un formato enfocado a la brasa y la sostenibilidad, en Aljaraque (Huelva).

Pero hay más: hoy se ha sabido que Xanty Elías se ha convertido en merecedor del Basque Culinary World Prize (BCWP) 2021, premio equivalente a una especie de ‘Oscar’ de la gastronomía dirigido a chefs que desarrollan alguna iniciativa transformadora con trasfondo social. En el caso del onubense, gana la distinción creada en 2016 por Gobierno Vasco y Basque Culinary Center por incidir en la educación alimentaria de los niños, a través de su iniciativa ‘Los Niños se Comen el Futuro’.

Proyecto de Xanty Elías

¿En qué se traduce ese proyecto? Se trata de “un proyecto pionero de educación en cultura gastronómica”, consecuencia del trabajo de Elías desde 2018 “por la incorporación de una asignatura de ‘Cultura Gastronómica’ en escuelas de Primaria, convencido de la importancia de educar en la cultura alrededor de la cocina y el consumo consciente·, señalan los organizadores del premio, que añaden que Elías, “como presidente de la Fundación Prenauta, apuesta por el turismo, la innovación y el emprendimiento en el sector de la restauración, pero sobre todo por promover la educación alimentaria de niños y niñas en edad escolar, convencido del poder que esto tiene para brindar mejores condiciones de salud, consumo consciente y cultura alrededor de la cocina”.

Bajo el lema “No hay nada más sano que educar”, Xanty Elías ha conseguido que su programa esté activo en unos 80 colegios de Andalucía, lo que abarca a unos 15.000 alumnos de educación primaria, aparte de 25 colegios becados de zonas desfavorecidas de la región. En septiembre, el objetivo es ampliar el número de colegios implicados de Madrid, hasta unos 130. Como trasfondo, “promover una nueva generación de consumidores conscientes, que no solo beneficia a los jóvenes sino que con los años pudiera impactar a la sociedad en su conjunto”. 

La asignatura transversal de la ‘Cultura Gastronómica Solidaria’ se presenta como una “materia de educación en alimentación saludable en España”, de modo que los niños y sus familias “tomen conciencia de la importancia de los alimentos y del especial momento de compartir en torno a una mesa juntos, así como de la necesidad de cuidar nuestra salud recuperando el nivel de adherencia a una buena dieta mediterránea, mientras fomenta en ellos y ellas valores solidarios”.

El galardón tiene una dotación económica de 100.000 euros que el ganador debe destinar a un proyecto vinculado con la iniciativa por la que ha sido reconocido.

Ediciones anteriores

Hay que recordar que, en anteriores ediciones, fueron premiados el español José Andrés (2020) “por la respuesta contundente, global e inspiradora a la crisis generada por el COVID-19 que ofreció a través de World Central Kitchen”; Anthony Myint (2019)  “por usar la gastronomía como un motor para hacer frente al cambio climático a través de la gastronomía”; el escocés Jock Zonfrillo (2018) “por preservar la memoria alimentaria de los pueblos originarios australianos y se ha embarcado en la labor de descubrir y reivindicar esta antigua cultura; la colombiana Leonor Espinosa (2017) “por reivindicar el saber ancestral de poblaciones colombianas con Funleo y la venezolana María Fernanda di Giacobbe (2016) por “su iniciativa basada en la educación, el emprendimiento, la investigación y el desarrollo, que se articula en torno al cacao como fuente de identidad, cultura y riqueza económica en Venezuela”.

Cómo funciona el premio

Las nominaciones a chefs con “iniciativas transformadoras” se realizaron de marzo a mayo de 2021. El 30 de junio, se reunió de manera virtual para valorar las candidaturas y hacer preselección el Comité Técnico formado por: F. Xavier Medina, Doctor en Antropología Social y director de la Cátedra UNESCO “Alimentación, Cultura y Desarrollo”; Jorge Ruiz Carrascal, profesor afiliado del Departamento de Ciencia de los Alimentos de la Universidad de Copenhague; Carlos Zamora, empresario, consultor y chef del Grupo Deluz, nominado al BCWP en 2016, Iñaki Martínez de Albeniz, doctor en Sociología y profesor de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y Elsa Yranzo, diseñadora, comisaria y divulgadora de proyectos artísticos con comida.

Como último paso, el premio es consecuencia de la reunión de un jurado presidido por Joan Roca e integrado por algunos de de los cocineros más influyentes del mundo, como Elena Arzak (Arzak Restaurant), Gastón Acurio (Acurio Restaurantes), Dan Barber (Blue Hill), Massimo Bottura (Osteria Francescana), Manu Buffara (Manu), Dominique Crenn (Atelier Crenn), Trine Hahnemann (Hahnemanns Køkken), Yoshihiro Narisawa (Narisawa) y Enrique Olvera (Pujol).

“Cerca de 1.000 nominaciones y 600 candidatos han conformado el eje de análisis del premio” en sus 6 datos, con información de los organizadores.

Dos menciones especiales

En su sexta edición, el jurado de BCWP ha seleccionado no solo “un ganador que encarna la importancia de educar en la cultura alrededor de la cocina y el consumo consciente”, sino también 2 menciones especiales que han ofrecido inspiradoras propuestas de integración social a través de la gastronomía”. Se trata de la labor de otras dos chefs: Kía Damon (EEUU), por “luchar por contextos de equidad, por diversificar los referentes que dan la cara por este sector y visibilizar el talento de grupos normalmente excluidos”; y Ana Estrela (Brasil-Italia) por “insertar socialmente a personas a través de la cocina”.

Para BCWP, “la gastronomía constituye una fuerza transformadora incluso en los contextos más desafiantes. Por eso, Basque Culinary World Prize insiste en celebrar la forma en que profesionales de este sector hacen de la gastronomía una herramienta para impulsar avances y transformaciones en ámbitos que van desde la innovación social hasta la educación alimentaria”, sostienen como argumentos los organizadores del premio, que consideran que el ganador y las 2 menciones especiales representan “el interés por visibilizar los desafíos actuales e identificar perfiles de chefs emprendedores y con vocación por la excelencia, así como innovadores, creativos y tenaces, comprometidos con su comunidad y que dan ejemplo de un fenómeno tan inspirador como capaz de contagiar que supone la gastronomía”.

Xanty Elías se ha expresado así tras conocer el galardón. “Es una maravilla y una realidad demostrar que la gastronomía y los cocineros, podemos hacer evolucionar la sociedad hacia un futuro mejor, donde la cultura gastronómica tenga el valor real desde el comienzo de la enseñanza. Los niños se comen el futuro; nace de la necesidad de compartir conocimiento hacia los consumidores del mañana, a través de una asignatura en el colegio, al mismo nivel que las demás asignaturas troncales, contribuyendo a generar conciencia y mejores hábitos. Alimentarse desde la consciencia siendo aún niño, es la base de un futuro más sano y sostenible”

Acerca del autor



“Economista de formación y periodista de profesión, me encanta escribir y, además, comer. GASTROECONOMY nació el 30 de julio de 2011 como un pequeño proyecto personal, a los 4 meses de decidir convertirme voluntariamente en periodista ‘freelance’. Aquí escribo de lo que ocurre en el sector: cambios, novedades, estrategias, tendencias… Se trata de observar para contarlo de la forma más amena y detallada posible. La hostelería, sea un sencillo bar, una casa de comidas o un espacio de alta cocina, equivale a un relevante sector económico que se puede analizar con el mismo rigor y seriedad que cualquier otra actividad, eliminando la frivolidad que, por desgracia, sobra en los últimos tiempos en la gastronomía. A escribir aprendí y aprendo con la práctica y porque me enseñaron a hacerlo en mi casa y en el diario económico Expansión (www.expansion.com)”.

No hay comentarios

Publicar un comentario