Cuatro casos de startups en la nueva ‘low touch economy’

OFFeat, GoFoodie, TraceMyStory y Menudeldia exponen sus proyectos adaptados al contexto de la crisis del Covid-19 y la nueva ‘low touch economy’, con sus oportunidades de negocio. Un resumen del Taller online Culinary Action! “Startups frente al Covid-19”.

Cuatro emprendedores artífices de ideas de negocio con potencial de crecimiento plasmadas en startups compartieron en el Taller online Culinary Action! “Startups frente al Covid-19”, organizado el 11 de mayo de 2020 por Culinary Action! (programa de emprendimiento gastronómico de Basque Culinary Center) sus puntos de vista sobre la relevancia de la tecnología para aportar soluciones aplicables en la hostelería y en toda la cadena de valor de la gastronomía, en plena crisis del Covid-19: OFFeat, con un servicio take away contactless; GoFoodie, con la carta digital; TraceMyStory, con la adaptación de su sistema de trazabilidad al sector productor en general; y Menudeldia, con un nuevo servicio delivery low cost.

Son startups que, además, han participado en el programa de aceleración de Culinary Action!. Hay que recordar que, el pasado marzo, Basque Culinary Center lanzó una nueva edición de CA! Aceleradora (Culinary Action! Aceleradora) “un programa para el fortalecimiento del modelo de negocio de startups gastronómicas incipientes”; en esta edición, “está especializada en toda la cadena de valor de la alimentación y la gastronomía”.

La crisis del Covid-19 también ha tenido impacto sobre el ‘tramo’ del mercado gastronómico liggado a las startups. “Una de las ‘patas’ de la cadena de valor de la gastronomía son las startups, es decir, “proyectos de nueva creación que ahora mismo están parados o sin acceso a crédito e inversión”, explica Anaïs Iglesias, coordinadora de Emprendimiento de BCC Innovation y responsable de Culinary Action!

Para Beatriz Romanos, fundadora y editora de TechFood Magazine, que actuó como dinamizadora del taller, “es interesante ver cómo las startups son capaces de modelar su modelo de negocio e irlo adaptando al nuevo contexto de la ‘low touch economy’, que implica que el bajo contacto durante un tiempo no muy corto hace repensar negocios y relaciones con los clientes en diferentes áreas”.

TechFood Magazine ha realizado una encuesta en el sector de ‘food innovation’ [startups (45%) y empresas (55%)] para analizar el impacto del Covid-19 sobre su actividad. Con las más de 100 respuestas recibidas hasta ahora, detecta, por un lado, “cierta resistencia al cambio o conservadurismo innovador, con una cierta parálisis o miedo a innovar”, pero, a la vez, “ha abierto oportunidades”, como el boom del delivery, que está creciendo y multiplicando su negocio de forma exponencial, planteando que hay restaurantes que necesitan ayudas o herramientas, mientras haya empresas que ya cuentan con soluciones probadas para ello”. Como dato, un 36% de las empresas encuestadas ha disminuido su nivel de negocio significativa o drásticamente a raíz de la crisis del Covid-19; un 23% lo ha aumentado; un 21% se ha quedado igual y un 19% han congelado su negocio.

4 CASOS DE STARTUPS

GOFOODIE

Gofoodie nació en 2017 como una red social para amantes de la gastronomía (primero, desde el punto de vista del turismo gastronómico) donde recomendar y descubrir los mejores platos de comida de cada restaurante y, próximamente, servicios de delivery. Actualmente y con Víctor García como CEO, más de 35.000 personas han utilizado esta plataforma y cuentan con más de 8.400 platos recomendados en 57 países. Tras la crisis del Covid-19, aprovechando la información que tenían de los platos de los restaurantes, fotografías, descripciones y opiniones, reforzaron su línea de carta digital para ayudar en la sustitución de las cartas físicas, garantizando la máxima higiene y cuidando al máximo la experiencia de los clientes.

“En una situación de confinamiento, nuestra app deja de tener un uso ‘entendido’. Tras unos primeros días de bloqueo total, hacer un esfuerzo en contribuir a ayudar a que los restaurantes vuelvan a la normalidad lo antes posibles. Pensamos que aparte de bares y restaurantes, toda la se veía cadena afectada”, advierte Víctor García.

Por un lado, Gofoodie incidió en el formato ‘meal kits’ al detectar una tendencia por el boom de la cocina en casa durante el confinamiento. “No lo incorporamos a nuestra plataforma, pero contactamos con empresas que conocemos y les animamos a que hicieran kits de recetas con su especialidad, aprovechando para que el consumidor conozca mejor la historia de la receta y el restaurante”, con un argumento más: “Aparte del cierre, hay otro impacto para los restaurantes: la pérdida de relación con el cliente habitual”, lo que muchos cocineros y hosteleros han paliados con las recetas a través de RRSS.

Por otro lado, identificaron cambios de hábitos derivados del Covid-19, como la carta. “Nuestro esfuerzo se centró en la nueva carta. Nació como app y, ahora, tiene soporte web, funciona con código QR como una carta interactiva y visual. Recomendamos enviar al cliente el enlace a la carta con la confirmación de reserva, lo que permite, además, que ya conozca de antemano los platos”, señala.

OFFEAT

Con más de 10 años de experiencia en el sector gastronómico con 3 startups en el ámbito foodtech (dos de ellas activas), Meritxell Ventura es CEO de OFFeat, startup fundada en 2019 cuya misión es llevar la comida de calidad al día a día de las oficinas con un sistema de entrega a través de lockers de recogida isotérmicos e inteligentes instalados en las propias oficinas. Expondrá el servicio take away contactless.

Su delivery de comida para oficina se vio frenado por los dos meses de confinamiento. Sin embargo, su producto plantea una utilidad especial en el contexto de la ‘low touch economy’. “Con un producto ya desarrollado como los lockers, pensamos que podíamos sacar un nuevo producto: un locker isotérmico para colocar dentro del restaurante a modo de cajero automático desde la calle para acceder al plato o como si fuera una máquina de tabaco en la entrada”, detalla Meritxell Ventura. Desde OFFeat, así surgió Noweat, su nuevo proyecto. Argumentan que “así el restaurante podría seguir funcionando y le permite ampliar facturación; el cliente recoge su pedido con QR”. Por geolocalización, el usuario vería qué lugares tiene cerca y encargar su comida. Además, “aplicando Inteligencia Artificial se podrían obtener datos de usuarios, platos e, incluso, llegar a predecir la demanda”.

El módulo básico de Noweat en un restaurante consta de 5 lockers con reposición de un cuarto de hora, lo que permitiría 180 menús al día. Está en “fase de prototipo ya totalmente desarrollado” y a apunto de fase de prueba desde un local propio, con la idea de que podría estar operativo es unos 6 meses.

La emprendedora explica que “muchos negocios se están centrando en delivery, pero pueden explorarse otras opciones”. A la vez, recuerda cómo “cuando empezamos hace dos años, no pensamos en una situación de entrega sin contacto como el momento actual. Pero, ahora, nos damos cuenta de que fuimos un poco visionarios; sin ser lo que buscábamos, damos una solución a un problema actual”.

TRACEMYSTORY

TraceMyStory procede de un proyecto de trazabilidad y seguridad, aplicado sobre todo al mundo de las bebidas. Tristam Borgman y Eduard Cespedes son los promotores de TraceMyStory, que se deriva de un proyecto anterior TraceMyDreams.

“El Covid-19 ha sido positivo porque hemos aprovechado este tiempo para mejorar la solución e incluir nuevas funcionalidades”, sostiene Tristam Borgman, que explica que trabajan “con tecnologías bastante avanzadas para generar contenidos de valor para crear la trazabilidad”. Con TraceMyStory, se plantea la creación de una plataforma para tiendas no solo de bebidas, sino también de otros productos de alimentación, que aúne la información sobre sus productos, marketplace y pasarela de pago. “Con Inteligencia Artificial, encontramos un método que estamos desarrollando para generar rápidamente la información que nos llega de cada tienda como vídeo, imagen y texto; añadimos información sobre el producto con precio y con IA todo es automático. En menos de 5 minutos, se puede poner en marcha tienda online”, detalla.

Como seña de identidad, esta plataforma geolocaliza al usuario y le muestra solo producto local. TraceMyStory se lleva una comisión por compra. “El Covid-19 acelera la transformación digital que nunca hubierámos vivido sin Covid-19”, afirma Tristam Borgman, que prevé que el proyecto, que ya tiene lista de espera de unas 20 tiendas (España y Latinoamérica) que lo quieren probar, debe estar listo en 3 semanas para hacer ‘on boarding’.

MENUDELDIA

David Suárez es cofundador de Menúdeldía, cuyo primer modelo de negocio era hacer discovery de restaurantes con menús del día en una zona determinada, ayudando a elevar los ratios de captación y rotación de clientes. Cuenta con una plataforma de 13.500 usuarios en Madrid, entre empresas y suscriptores particulares.

La crisis del Covid-19 ha generado un nuevo proyecto a partir de los siguientes argumentos: “Digitalizar el menú del día: ya que un restaurante hace el esfuerzo de actualizar su oferta a diario, ¿por qué no la publicita para que llegue al cliente? Hemos ido añadiendo [opciones[ a medida de clientes y restauración, hemos ido mejorando y hemos visto que la gran demanda del momento es el delivery. Estamos planteando una plataforma de delivery. Con las soluciones actuales, un restaurante de tícket alto no muy elevado negocio al recurrir a ellas con un plato”, desarrolla David Suárez.

Para el cofundador de este app, “en esta nueva ‘low touch economy, si el cliente no se siente cómodo [dentro de un restaurante] o no se puede dar comida en sala, el delivery es la solución”. A la vez, recuerda que “en la empresas que se están teletrabajando, le mandamos información al trabajador y puede querer comer a domicilio”.

Con el delivery que Menúdeldía prepara, plantea entre un 5% o 10% de ‘fee’ mensual, tratando que sea “sostenible para el hostelero”, teniendo en cuenta que “cada restaurante es un mundo”. Además, “si un cliente (negocio hostelero) demanda packaging o carta digitalizada, le podemos derivar a Gastrocloud, que es el hermano de Menúdeldía”.

Acerca del autor



“Economista de formación y periodista de profesión, me encanta escribir y, además, comer. GASTROECONOMY nació el 30 de julio de 2011 como un pequeño proyecto personal, a los 4 meses de decidir convertirme voluntariamente en periodista ‘freelance’. Aquí escribo de lo que ocurre en el sector: cambios, novedades, estrategias, tendencias… Se trata de observar para contarlo de la forma más amena y detallada posible. La hostelería, sea un sencillo bar, una casa de comidas o un espacio de alta cocina, equivale a un relevante sector económico que se puede analizar con el mismo rigor y seriedad que cualquier otra actividad, eliminando la frivolidad que, por desgracia, sobra en los últimos tiempos en la gastronomía. A escribir aprendí y aprendo con la práctica y porque me enseñaron a hacerlo en mi casa y en el diario económico Expansión (www.expansion.com)”.

No hay comentarios

Publicar un comentario