La hostelería pide al Gobierno participar en el plan de desescalada

La cadena de valor de la hostelería, que suma restauración, distribución y alimentación y bebidas, quiere presentar al Ejecutivo el ‘Plan de Desescalada Inteligente’, que han diseñado para el relanzamiento del sector hostelero. Así, Hostelería de España, Aecoc y FIAB piden “adaptar” la reapertura hostelera a la situación sanitaria de cada comunidad autónoma y, además, a las características de cada tipología de establecimiento de hostelería de ese territorio. El plan se basa en las peculiaridades del sector y se ha elaborado con el asesoramiento de EY y expertos en sanidad. En todo caso, la prioridad es que las medidas aplicadas por el Gobierno para la desescalada de la hostelería “minimicen el impacto económico para un sector que está sufriendo una crisis sin precedentes” y que estas asociaciones estiman en 40.000 las empresas que tendrán «serias dificultades de supervivencia tras la crisis”, una caída del 15% en el número de establecimientos hosteleros, la pérdida estructural definitiva de 207.000 empleos y una caída de la facturación de hasta el 40%.

Hostelería de España, organización empresarial que representa a más de 270.000 restaurantes, bares, cafeterías y pubs; Aecoc, asociación empresarial que integra a más de 30.000 fabricantes y distribuidores (un 20% del PIB); y FIAB, Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas, que agrupa a 45 asociaciones sectoriales (producción  en 2018 de más de 116.000 millones de euros y más de 30.000 millones de euros en exportaciones), “reclaman al Gobierno poder participar activamente en el proceso de desescalamiento y relanzamiento del sector hostelero y que el Ejecutivo considere sus propuestas”, han señalado hoy en un comunicado.

Con el asesoramiento de la firma de servicios profesionales EY (antes, Ernst & Young) y expertos en sanidad, las tres asociaciones que conforman la cadena de valor de la hostelería han elaborado un ‘Plan de Desescalada Inteligente’, dirigido al relanzamiento del sector hostelero, que parte de la petición de “adaptar” la reapertura hostelera a la situación sanitaria de cada comunidad autónoma y, además, a las características de cada tipología de establecimiento de hostelería de ese territorio. 

Hostelería de España, Aecoc y FIAB consideran “imprescindible y urgente” presentar el plan al Gobierno y, en concreto, la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, encargada de coordinar todas las acciones para el desescalamiento; la ministra de Industria Comercio y Turismo, Reyes Maroto; y la Oficina Económica del Gobierno. Según afirman estas asociaciones, el objetivo es “ayudar al Ejecutivo, desde el conocimiento y la realidad del sector, a poner en marcha un Plan de Desescalada para la Hostelería en el que se tenga en cuenta cada territorio, así como un paquete de medidas que garanticen la seguridad sanitaria y minimicen el impacto económico para un sector que está sufriendo una crisis sin precedentes”.

El plan que barajan las tres asociaciones que conforman la cadena de valor de la hostelería contempla “Guía de reapertura segura”, en coordinación con el ICTE (entidad designada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para desarrollar estos planes), con “un conjunto de medidas preventivas adaptadas a cada tipo de establecimiento y dirigidas a maximizar la seguridad de los empleados y proveedores, incrementando, asimismo, la seguridad del consumo en el punto de venta a través del distanciamiento social, medidas de higiene y seguridad alimentaria”.

Además, contempla “escenarios de diferentes velocidades de la desescalada en función de soluciones sanitarias (vacunas, test inmunológicos…) o soluciones tecnológicas (pasaportes sanitarios, QR, etc.) que puedan ser aprobados por el Gobierno y que permitan acelerar o contraer la velocidad del plan de desescalada, en base a unos indicadores que minimicen el riesgo de rebrote”.

Propuesta de Andalucía

Justo hoy, Andalucía ha sido la primera comunidad en dar un paso adelante con el envío por parte de la Junta al Gobierno central de “una propuesta para la salida gradual de los andaluces de sus casas y el retorno progresivo a la actividad”, con medidas propuestas para la hostelería. Entre ellas, aparte de un reconocimiento médico obligatorio de todos los empleados antes de incorporarse a su puesto de trabajo, se barajan medidas como tomar la temperatura a los clientes, mantener distancias de seguridad, uso de mascarillas e hidroalcoholes en los establecimientos e instalación de filtros en de climatización. Además, concretan en proponer limitar la estancia de los clientes, que no podría ser de más de 30 minutos en bares y, en concreto, para desayunos y de 90 minutos para  restaurantes o comidas principales; no se permitirían reservas para más de 4 personas; no se podrían compartir platos entre comensales y se implantarían varios turnos de comidas con la idea de que “haya tiempo para la desinfección de los establecimientos”, según la batería de medidas propuestas por la Junta de Andalucía. No se descarta la ampliación de terrazas como “salida” para establecimientos como los bares. Incluso, en el calendario enviado como propuesta al Gobierno central, la Junta de Andalucía propone que bares, cafeterías y restaurantes abran a partir del 25 de mayo, sometidos al cumplimiento de estas medidas.

Datos sectoriales

El sector de la hostelería en España suma más de 300.000 establecimientos, más de 1,7 millones de puestos de trabajo y una facturación de 123.612 millones de euros, lo que equivale a un peso del 6,2% en el PIB español. Este es el dato global aportado por Hostelería de España, que aclara que “específicamente, la rama de restauración (restaurantes, bares, cafeterías y pubs) está formada por 270.000 establecimientos, emplea a casi 1,3 millones de personas y tiene una facturación cercana a 94.000 millones de euros, aportando el 4,7% al PIB nacional”.

Con datos de un reciente estudio de Bain & Company y EY, los negocios hosteleros podrían sufrir una pérdida de facturación de hasta el 40% durante este años; en cuanto al empleo, la crisis podría afectar a 680.000 puestos de trabajo “en los momentos más críticos del proceso” y generar “una pérdida estructural definitiva de 207.000 empleos”.

Además, desde Hostelería de España, señalan que “con los datos que maneja el sector de la hostelería, tras la salida de la crisis podría haber una caída de en torno a un 15% del volumen de establecimientos. El sector afirma que ya se puede hablar de 40.000 empresas con serias dificultades de supervivencia tras la crisis”, añaden.

Acerca del autor



“Economista de formación y periodista de profesión, me encanta escribir y, además, comer. GASTROECONOMY nació el 30 de julio de 2011 como un pequeño proyecto personal, a los 4 meses de decidir convertirme voluntariamente en periodista ‘freelance’. Aquí escribo de lo que ocurre en el sector: cambios, novedades, estrategias, tendencias… Se trata de observar para contarlo de la forma más amena y detallada posible. La hostelería, sea un sencillo bar, una casa de comidas o un espacio de alta cocina, equivale a un relevante sector económico que se puede analizar con el mismo rigor y seriedad que cualquier otra actividad, eliminando la frivolidad que, por desgracia, sobra en los últimos tiempos en la gastronomía. A escribir aprendí y aprendo con la práctica y porque me enseñaron a hacerlo en mi casa y en el diario económico Expansión (www.expansion.com)”.

No hay comentarios

Publicar un comentario