Junio, Darío, Pau

Un recuerdo al cocinero Darío Barrio, fallecido el pasado 6 de junio.

Gastroeconomy_DarioBarrio

Lo peor de 2012 fue la marcha en junio de Pau, a quien, de verdad, sigo viendo en los pasillos de 50 Best o San Sebastián Gastronomika o cuando veo a Roser. Imposible evitarlo.

Lo peor de 2014 ha sido la marcha de Darío. Junio de nuevo. 10 años después de abrir Dassa Bassa. 10 años después de empezar a escribir alguna línea sobre gastronomía, como puro hobby.

Gastroeconomy_DassaBassa2Finales de junio de 2004: Dassa Bassa ha abierto hace pocos días. Es un proyecto de Darío Barrio, un cocinero que unos meses antes vi en Canal Cocina donde explicaba que iba a abrir un restaurante en Madrid. Es un proyecto con su mujer, Itziar Ortega. Un amigo les conoce de sobra y me dice que vayamos a comer. Un sitio mágico en unas antiguas carboneras de la calle Villalar, en Madrid. Llevan pocos días (creo que semanas) abiertos; en las mesas, ya hay clientela empresarial; en una conversación circunstancial, llegamos a hablar de alguna firma de auditoría (era uno de los sectores de los que yo escribía entonces). Me encanta el sitio. Precioso; blanco; también precioso y rico lo que hay en el plato. Los expertos ven a Darío como un prometedor chef madrileño que dará mucho que hablar. Da que hablar.

Ese otoño, vuelvo a Dassa Bassa con mi familia para celebrar un premio (por escribir sobre agua… no mineral, sino sobre el Plan Hidrológico Nacional y cosas así…).

Enero 2005: mi primer Madrid Fusión; voy un día y escribo (por primera vez) sobre Ferran y… un tema (el primero) sobre formatos de negocio en gastronomía. Tendencias de gestión con ejemplos variopintos de cadenas como Lizarran, conceptos como Iboo creado entonces por Mario Sandoval y proyectos de emprendedores como Darío e Itziar. Consigo unos datos sobre la supervivencia de los negocios gastronómicos en Madrid: algo así como que sólo un tercio sobrevive pasados tres años de vida (me equivoco seguro porque ya no recuerdo el dato de entonces). Ahí queda aquel tema; también el gusanillo por identificar y analizar tendencias gastronómicas.

Gastroeconomy_DassaBassa

Pasan los años. Darío se hace muy famoso por su aparición en la TV. Son los años de oro de la cocina española de vanguardia. Mientras, escribo y escribo sobre gastronomía. Aprendo. Leo todo sobre cocineros y restaurantes. Es un hobby, una vía de escape, la mejor excusa para seguir escribiendo.

Septiembre de 2011: Gastroeconomy apenas tiene dos meses de vida. Voy a comer a DassaBar, la segunda marca creada por este chef en el primer piso de Dassa Bassa; me invita la gente de Mateo & Co. Darío e Itziar explican el concepto y, al marcharme, me preguntan qué hago ahora. Les cuento que ahora soy freelance, que dejé la redacción después de quince años y que he lanzado Gastroeconomy, su filosofía… Darío dice: «Tú lo escribiste, el dato de la baja supervivencia de los negocios gastronómicos en Madrid».

Octubre de 2013: Darío va a Galicia a celebrar el décimo aniversario del Grupo Nove. Intenta atravesar un cristal que de tan limpio no lo parece, en uno de los pazos que gestiona Pepe Solla. Era el domingo por la noche. Pepe le atiende porque Darío se hizo sangre. Risas. Al día siguiente, acompaña a los cocineros gallegos en su cita en A Cidade da Cultura, en Santiago. Creo que es la última vez que le veo. Le sigo por redes sociales. Deportista incansable, Casa Decor…

Y ya. Que siento que alguien como él se marche y que el recuerdo de aquella primera comida en Dassa Bassa siempre será el del comienzo de algo importante. Gracias por ello y besos a su familia y amigos.

Fuente de las fotos: Dassa Bassa.

Acerca del autor



"Soy economista de formación y periodista de profesión. Mi vocación es escribir, casi de lo que sea. Por una promoción profesional, empecé a escribir sobre gastronomía como vía de escape y, tras unos años, es a lo que decidí dedicarme, con el portal GASTROECONOMY como principal proyecto. Me encanta comer y escribir y sostengo que, en el sector gastronómico, hay mucho que contar desde la seriedad, el rigor y la profesionalidad. La palabra 'foodie', que formó parte del subtítulo de este 'site' en sus primeros años, hoy me da alergia. En todo caso, el lujo es poder escribir, algo que me encanta y que me enseñaron a hacer en mi casa y en el diario económico Expansión (www.expansion.com)”.

2 Comentarios
  • Pesi
    Publicado a las 17:04h, 10 junio Responder

    Que buen recuerdo. Mi cariño y afecto para toda la familia de Dario.

  • Roser torras
    Publicado a las 21:45h, 19 junio Responder

    Querida Marta,
    SI,lo peor,se han ido dejandonos con mucho dolor ,pero no vacios sino al contrario,
    llenos de vivencias, de emociones, de sentimientos, de todos los junios que vendran……..
    Un beso muy grande .

Publicar un comentario