¿Puedes montar un ‘foodtruck’ en España?

En el blog The Lawyer, nuestra abogada nos explica las opciones legales en el mercado español de la venta ambulante de comida o ‘restaurantes móviles’, un modelo de negocio muy frecuente en Estados Unidos y, además, un formato muy interesante en tiempos de crisis.

A principios de marzo, Gastroeconomy publicó un artículo sobre el top ten de  “food trucks” de Nueva York. Para aquellos que os perdisteis el artículo, podéis leerlo aquí.

A mí me parece una idea espectacular: comida rápida de cierta calidad cerca de los centros de oficinas para todos aquellos que no tienen tiempo –o no quieren–  un almuerzo clásico. Además, hay que tener en cuenta la posibilidad que tienen estos empresarios de llegar a más público gracias a su característica movilidad.

Estoy segura que más de uno de los que estáis en el sector de la restauración os habéis planteado lanzar estos ‘restaurantes móviles’. La cuestión –y es ahí donde entra The Lawyer– es si las leyes permiten este tipo de negocio.

He de comenzar diciendo que sí, la legislación española reconoce, regula y autoriza –con determinados requisitos la figura de la venta ambulante de alimentos, aunque hay un gran inconveniente para este tipo de negocios en España ya que se restringe su existencia a lugares o  a eventos determinados: mercadillos, ferias, festejos populares o en puestos aislados. Es decir, adiós a la movilidad absoluta.

“Adiós a la movilidad absoluta: las leyes españolas restringen
este tipo de negocios a lugares o  eventos como mercadillos o ferias”

A pesar del inconveniente de no poder moverte libremente, hay quien todavía considera la venta ambulante de comida como un negocio a explorar. Un claro ejemplo es la empresa Perrito Bravo, que está presente en fiestas y festivales vendiendo perritos con salchichas de carne cien por cien ibérica.

Para aquellos de vosotros que os queráis animar a tener vuestro propio negocio ambulante, aquí tenéis un esquema básico de los pasos a seguir en la Comunidad de Madrid:

  1. Inscripción en el Registro de Comerciantes Ambulantes de Madrid: debéis solicitar la inscripción en dicho Registro. Os paso el link (http://cut07.tk/au2) donde se detallan los requisitos, documentación etc.
  2. Obtención del Carnet Profesional de Comerciante Ambulante: la Dirección General de Comercio expedirá este carnet una vez realizada la inscripción en el Registro de Comerciantes del punto
  3. Solicitud de Autorización Municipal de la Venta Ambulante: os paso el link del Ayuntamiento de Madrid para que podáis echar un vistazo a los requisitos exigidos.
Os adelanto alguno de estos requisitos:
  • Certificado de hallarse al corriente de obligaciones tributarias y de la Seguridad Social.
  • Copias de los contratos de trabajo de las personas que desarrollarán la actividad (no os olvidéis de las pertinentes comunicaciones y altas en la Seguridad Social).
  • Certificación de haber recibido formación suficiente en materia de manipulación de alimentos (dedicamos un post (http://www.gastroeconomy.com/2011/12/guia-legal-sobre-la-manipulacion-de-alimentos-en-un-restaurante/) en The Lawyer a este tema).
  • Alta en el Impuesto de Actividades Económicas.
  • Seguro de Responsabilidad Civil: si bien no es obligatorio, sí es aconsejable ya que cubrirá los riesgos derivados del desarrollo de la actividad.

Hay que precisar, aunque sea de Perogrullo, que estas autorizaciones no os eximirán de cumplir todas las disposiciones vigentes en materia de higiene, calidad, sanidad y seguridad alimentaria.

¿Qué me decís? ¿Os animáis?

¡Hasta el próximo post!

Acerca del autor

"Estudié Derecho –tradición familiar– y, desde entonces, siempre he estado vinculada al mundo legal. He trabajado en España y fuera de España por años lo que me ha proporcionado una visión más global del Derecho, la vida y, cómo no, la comida… Huyo de la imagen de abogado pomposo e intento ser práctica y cercana”. ...POR QUÉ NOS GUSTA 'THE LAWYER' EN GASTROECONOMY: Si con 9 años te encuentras a alguien que prefiere devorar libros antes que jugar a las muñecas, no puedes dejarle escapar porque seguro tiene algo muy especial. Los años posteriores en una biblioteca universitaria confirmaron esta personalidad única. Eficiente abogada, perfeccionista cocinillas, exigente paladar, lectora empedernida y experta en todo tipo de tratamientos de belleza, nos encanta su capacidad de trabajo y su generosidad para ayudarnos a desentrañar un mundo jurídico-gastronómico en el que creemos a ciegas. Algún día, The Lawyer tendrá cara, nombre y apellidos. Mientras tanto, su avatar es el cuadro La Justicia del artista argentino Hernan Torres (http://torreshernan.blogspot.com).