Así es el ‘nuevo’ Toma Café

La casa de cafés del madrileño barrio de Malasaña se amplía tras incorporar el local de al lado. Con la reforma, se multiplican los proyectos previstos: tueste en el propio establecimiento, organización de catas y cursos formación, colaboraciones con la hostelería y una mayor oferta para comer (también salada).

Gastroeconomy_TomaCafe1

A Patricia Alda y Santi Rigoni les faltaba algo en Madrid: un lugar para tomar buen café. O más algún: un espacio para disfrutar de la cultura cafetera. Así que esta pareja de española y argentino decidió abrir un local bajo esta filosofía. Así nació Toma Café hace un par de años, como un nuevo formato de negocio creado por una pareja de emprendedores ajenos al gastrosector, esa fórmula que tanto nos gusta y que defendemos desde Gastroeconomy (ver Toma Café como uno de los diez gastroconceptos más innovadores de 2012).

Gastroeconomy_TomaCafe4En su caso, la superespecialización, una estrategia que funciona cuando se encuentra el nicho de mercado, convirtió Toma Café en un caso de éxito. Situado en el barrio de Malasaña o, para quien lo prefiera, Triball, esta “casa de cafés & espressos”, como se autodefine, apuesta por utilizar varios métodos de preparación (Marzocco GB5 para los espresso; Chemex y V60 para cafés de filtro; infusión en frío; Syphon, una cafetera al vacío; y Aeropress para jugar con tiempos y ratios); variadas recetas (ristretto, flat White, latte, cappuccino, mocca, bombón, americano, vienés o caramel macchiato, entre otras); y distintos orígenes y tuestes que dan lugar a ensayos con diferentes ‘blends’. Es el café 3G en una cafetería de tercera generación un espacio con cierta vocación ‘indie’ que defiende todo un ritual en torno al café. ¿Su éxito? Diseñar un modelo de negocio singular con el café como eje monotemático.

Ésta es casi la única oferta tematizada, con una excepción: en una pequeña cómoda, se ofrecen, junto al café, algunos dulces para los foodies cafeteros que visitan Toma Café (alguno que otro llega subido en bicicleta, vehículo cada vez más habitual en este barrio y presente en el interior del local).

Gastroeconomy_TomaCafe3Más espacio

Así, su espacio de la calle de La Palma pronto se quedó pequeño para acoger tanto a una clientela fidelizada, que o tomaba el café ‘in situ’, o se lo llevaba en un vaso de cartón; como para seguir creciendo en proyectos nuevos.

Rigoni y Alda son dos inquietos gastroemprendedores que parecen no poder parar: viajes para aprender; contactos con colegas del café y con cocineros; ensayos con tuestes propios y el sueño de impartir formación y organizar catas. Era necesario crecer en metros cuadrados. Y, a veces, el destino o la casualidad juegan a favor de los emprendedores. Eso ocurrió en este caso: surgió la oportunidad de ampliar el alquiler al local de al lado, vacío desde hace más de cuarenta años.

28 de agosto de 2013. En la página de Toma Café en Facebook se anuncia el día D: se va a proceder a tirar el muro que separa el pequeño local del nuevo. Algún cliente fiel del barrio ayuda a derribarlo. Arrancan las obras supersónicas. A los pocos días, a principios de septiembre, abre el ‘nuevo’ Toma Café.

Gastroeconomy_TomaCafe by TomaCafeProyectos

¿Novedades tras la reforma? Primero, el local: más del doble que el espacio anterior (que tenía poco más de 30 metros cuadrados). A través de dos puertas (abiertas cuando hace buen tiempo), se accede desde la calle a una sala con varias mesas y sillas variopintas. El mostrador en donde se realiza el pedido de café se ha ampliado con una zona (forrada de azulejos blancos) destinada a una oferta multiplicada de dulces. Al lado, una vitrina con productos. Una novedad: el cambio de máquina de café “para mejorar y dar un paso más”, según explican los propietarios del establecimiento. Al fondo, hay más ideas: un espacio aún pendiente de finalizar la reforma que albergará un ‘laboratorio’ para realizar pruebas (también tuestes en el futuro) y en donde se habilitará una barra en la pared (para, por ejemplo, facilitar el confort de los clientes que quieran instalarse a trabajar en este local que tiene Wifi).

Gastroeconomy_TomaCafe_ColdBrewEn la agenda de los artífices de Toma Café, hay varios planes: tostar el café en el mismo local; organizar catas; impartir cursos de formación propia en el universo del café, algo que ya han empezado a hacer con su personal y colegas del sector (como los dueños del nuevo Hanso Café, gestionado por Niko –ex Toma Café– y Eva, en el barrio madrileño de Usera); realizar cafés a la medida de restaurantes (entre los mejores amigos de esta casa está Estanis Carenzo, chef y socio de Sudestada) y añadir a su oferta de comida algunos platillos salados, lo que impulsará la ampliación de su oferta.

Si visitas estos días Toma Café, no dejes de probar un Cold Brew (en la imagen), café infusionado en frío y servido en un tarro de cristal con hielo. Mejor aún si es con el ‘blend’ propio de Toma Café, bajo una mezcla de Nicaragua, Brasil y Colombia, con ciertos matices achocolatados.

¿Nueva York? ¿Londres? ¿Berlín? No, Malasaña.

 

DóndeWeb y FacebookPrecio

Toma Café. La Palma, 49. Madrid. Tel. 675 937 173

A partir de 2-3 euros aprox.

[wzslider]

Fuente de las fotos: MFG-Gastroeconomy, excepto la foto cenital, que procede de la página de Toma Café en Facebook.

Acerca del autor



“Economista de formación y periodista de profesión, me encanta escribir y, además, comer. GASTROECONOMY nació el 30 de julio de 2011 como un pequeño proyecto personal, a los 4 meses de decidir convertirme voluntariamente en periodista ‘freelance’. Aquí escribo de lo que ocurre en el sector: cambios, novedades, estrategias, tendencias… Se trata de observar para contarlo de la forma más amena y detallada posible. La hostelería, sea un sencillo bar, una casa de comidas o un espacio de alta cocina, equivale a un relevante sector económico que se puede analizar con el mismo rigor y seriedad que cualquier otra actividad, eliminando la frivolidad que, por desgracia, sobra en los últimos tiempos en la gastronomía. A escribir aprendí y aprendo con la práctica y porque me enseñaron a hacerlo en mi casa y en el diario económico Expansión (www.expansion.com)”.

2 Comentarios
  • drno
    Publicado a las 19:34h, 20 octubre Responder

    Es un sitio cutre y pequeño, no confundamos lo innovador con que te pongan un café en un vaso de papel, y respecto a la profesionalidad no olvidemos que el deber del barista es la limpieza y estos señores tienen siempre un kilo de café por el alrededor de los molinos

  • gustavo
    Publicado a las 20:24h, 29 enero Responder

    ES UN LUGAR MARAVILLOSO TODOS LOS BARISTAS SON MUY PROFECIONALES
    ESTOS SEÑORES LE METEN MUCHA PASION Y EL CAFE SIN DUDAS ES EL MEJOR DE MADRID

Publicar un comentario