El grupo empresarial de Heston Blumenthal reparte dividendos por primera vez en su historia

El chef británico acumula en su conglomerado SL6 sus diferentes negocios y sus cuatro restaurantes: The Fat Duck, los pubs The Hinds Head y The Crown at Bray, y Dinner by Heston Blumenthal. 2011 fue el primer ejercicio fiscal de su historia en el que la empresa repartió dividendos, según publica la web Caterer & Hotelkeeper.

Heston Blumenthal aglutina todos sus negocios a través de SL6, un grupo empresarial a través del que mantiene la propiedad de sus cuatro espacios: The Fat Duck, los pubs The Hinds Head y The Crown at Bray, y Dinner by Heston Blumenthal, este último en alianza con el Hotel Mandarin Oriental. Suma un equipo de 52 cocineros en sus tres establecimientos. Además, concentra otros negocios de consultoría, publicidad, imagen, programas de TV (en su país y en el exterior, como el show ‘Heston Blumenthal Live’ en Australia y Nueva Zelanda) o acuerdos como su alianza con los supermercados Waitrose o con la aerolínea British Airways, con la que asumió el reto de dar de comer a sus pasajeros dentro del programa ‘Misión Imposible’ del Canal 4.

Esta semana, se ha sabido que SL6 ha pagado por primera vez dividendos, por una cifra de 750.000 libras (918.500 euros), según la información recogida en sus cuentas anuales y publicada por la web Caterer & Hotelkeeper. Además, según este portal, SL6 registró en su último ejercicio fiscal (cerrado el 30 de junio de 2011) un crecimiento en sus ingresos del 22% hasta 10,1 millones de libras (unos 12,4 millones de euros), frente a los 8,3 millones de libras facturados un año antes. El beneficio antes de impuestos del grupo de Blumenthal cayó un 17% de 927.424 libras hasta 768.566 libras.El informe anual de SL6 depositado en los registros públicos británicos (similar al Registro Mercantil español) destaca el aumento de la rentabilidad de los diferentes establecimientos, que han elevado sus márgenes gracias a “unas prácticas de trabajo más eficientes”. La empresa señala, además, su compromiso con la investigación a través de la labor de I+D desarrollada en sus cocinas, cuyas instalaciones planea mejorar en algunos establecimientos.

Blumenthal siempre ha considerado The Fat Duck la sede central de su imperio gastronómico, pero no de su negocio, ya que identifica el resto de sus actividades de asesoramiento como las vías para generar ingresos y rentabilidad. Y, como trasfondo, la I+D tiene un papel clave. “Hay que impulsar la tecnología moderna basada en la cocina tradicional, porque es una evolución de lo anterior, igual q ha ocurrido con el teléfono con la televisión”, señala. El chef inglés considera que “la cocina actual es una evolución de la ‘nouvelle cuisine’ de los años setenta y de Escoffier”. Y no olvidemos la sencilla filosofía que parece guiar a este cocinero: “Mi estilo es cocinar, simplemente. No tiene otro nombre”.

.

Más información sobre Heston Blumenthal en Gastroeconomy:

Dinner, la cocina histórica británica de Heston Blumenthal en formato de segunda marca

Arqueología culinaria en Dinner by Heston Blumenthal

Heston Blumenthal: “La cocina molecular no ha muerto; es que nunca vivió”

.

Más información sobre 50 Best Restaurants en Gastroeconomy:

La lista completa de los 50 mejores restaurantes del mundo

Noma repite como mejor restaurante del mundo, seguido de nuevo por El Celler y Mugaritz

En la sección ROTABLOG, la opinión dde Ignacio Medina: La fiesta de la cocina, la ceremonia del despiste

Londres, las horas previas a la Lista 50 Best

50 Best Restaurants, cómo funciona y su lectura gastroeconómica

Londres calienta motores para la Lista 50 Best

Apicius inicia su andadura bilingüe

.

FIRMA DE LAS FOTO: The Fat Duck

Acerca del autor



Estudié Empresariales, pero siempre he trabajado como periodista, título que espero seguirme ganando cada día. Escribir es lo que más me gusta. Antes, sobre economía; y, desde hace once años, sobre gastronomía, algo que casi me inventé como vía de escape y que, al final, se convirtió en mi trabajo. En abril de 2011, decidí pasar a la vida freelance y, el 30 de julio de ese año, lancé este portal, mi bebé al que consiento y maleduco para escribir lo que me apetece. Gastroeconomy aspira a ser un proyecto mucho más rentable que su actual sostenibilidad económica, con una idea clara: ni el portal, ni sus contenidos, ni yo, estamos en venta. Es la única forma de que os fiéis de nuestro trabajo. Como siempre, ¡¡GRACIAS por leernos!! Espero seguir creyendo en este proyecto, sin perder el escepticismo, ni la capacidad de autocrítica. En Twitter, soy @mfguada”.

No hay comentarios

Publicar un comentario