Diego Guerrero, su experiencia creativa en 25 mensajes

Un resumen de la charla del cocinero en IED Madrid sobre la creación de su proyecto DSTAgE, su restaurante madrileño en el que planea “sacar el proceso creativo fuera del día a día del restaurante, con un espacio y un equipo independientes”.

Gastroeconomy_DiegoGuerrero_IED

Su experiencia creativa como cocinero y como artífice de un proyecto ideado y gestionado como propio en DSTAgE. Ha sido el eje de una charla impartida por Diego Guerrero, esta tarde, en la sede en Madrid del IED (Instituto Europeo de Diseño), bajo el título “La Experiencia Creativa”, dentro del programa IED Design Experience.

DSTAgE abrió en julio de 2014, con un posible balance creativo: Más de 40 platos creados en 6 meses, bajo “la necesidad de sacar el proceso creativo del día a día”. Incluso en tan poco tiempo algunos platos “se han ganado el mérito de ser considerados clásicos, lo que nos permite hacer diferentes menús, mezclando o no esos clásicos, según si el cliente repite o no”. En esos seis meses, hay otro balance: DSTAgE (aquí puedes ver un vídeo de Gastroeconomy sobre DSTAgE) se ha ‘ganado’ una estrella Michelin, dos M de Guía Metrópoli, un sol de Guía Repsol, tres meses de lista de espera y 70 apariciones en prensa. “Mi cocina ahora es mucho más libre, más fresca y arriesgada”.

Gastroeconomy_DiegoGuerrero_IED2

Éste es el resumen de su charla, a través de 25 mensajes:

1. “Para mí, la cocina es un lenguaje y una vía de expresión y, como tal, intento contar mi historia a través del plato y mi proyecto”.

2. “El año pasado, decidí parar y abandonar mi zona de confort para hacer lo que hoy es DSTAgE. Es una necesidad vital, que creo que todas las personas que se dedican a la creatividad o algo creativo tiene en algún momento una necesidad de cambio, porque que creo que tenemos algo entre la cabeza y el corazón que nos hace movernos”.

3. “No es fácil romper con tus propias reglas y salir de la inercia, pero, a veces, así se consigue el éxito verdadero. No sé dónde leí esta frase pero la hice mía”.

4. “Tuve que parar en seco, poner la mente en blanco, pensar en ‘blanco’ y empezar desde cero”.

5. “Cuando salí del anterior proyecto, me llamaron de siete sitios, pero no tenían mi impronta personal. Quería hacer mi proyecto”.

6. “Tras el éxito de la mesa de la cocina en mi trabajo anterior [El Club Allard, donde Guerrero obtuvo dos estrellas Michelin], que era la mesa preferida del cliente, pensé que teníamos que hacer eso mismo en el nuevo restaurante. Nos planteamos o meter las mesas dentro, o sacar la cocina fuera. Esto ya existe en formatos más casuales, pero no tanto en alta cocina. Al afrontar el proyecto, nos preguntamos qué es lo que nos sobra y nos falta de lo que sabemos hacer”.

7. “Primero, se piensa la idea de DSTAgE es una servilleta o en un bloc de notas”. La palabra ‘escenario’ en inglés (stage), unida con las iniciales del cocinero DG, dio lugar al nombre DSTAgE, añadiendo lo que eran los valores básicos para Guerrero: “Yo salgo de un restaurante de alta cocina al uso. Quería transmitir lo que para mí es la cocina. No consiste en demostrarte en que soy super listo demostrando lo que hago; quería transmitir que el lujo son las pequeñas cosas, como oler, saborear y disfrutar”.

8. Así surgió la palabra DSTAgE. “El cuadro pintado por mi madre con la palabra DSTAgE es el único cartel que hay en el restaurante”.

9. “Lo que diferencia a las personas creativas es que tenemos que creernos las cosas antes de verlas. Soñamos las cosas y las hacemos. Otras personas tienen que verlas para creérselas”.

10. “Si no eres capaz de bajar la creatividad a la realidad, se queda en un mero sueño”.

11. “Buscábamos diferenciarnos de nosotros mismos para poder diferenciarnos de los demás”

12. “Para mí, DSTAgE es el mejor restaurante del mundo. No lo es, pero está pensado para que lo sea. Y se consigue bajando la creatividad a la realidad”.

13. Montar el local era como crear un plato a lo bestia, que persigue emocionar a la gente. Como no quería que nadie metiera su personalidad en el proyecto, no quise que hubiera diseñadores, ni interioristas. Por eso, tampoco quise que hubiera socios. Era la forma de ser más creativo y más libre. Mientras no tenía cocina, crear un local o tocar la guitarra era mi forma de ser creativo”.

14. “En la gente creativa, hay un ‘motorcito’ en la cabeza que nunca para”.

15. “Para poder ser creativos, tenemos que entender también la raíz, el origen, el trabajo del artesano o del fabricante de cada cosa”.

16. “A través de mi oficio, he tenido la posibilidad de acercarme a otras profesiones creativas”.

17. “Nos inventamos el concepto ‘dstager’ para la gente que viene de prácticas. Es muy importante crear el sentido de pertenencia con el equipo, también con el cliente”.

18. “El trabajo creativo es totalmente móvil. Hay que tener mucha cintura para estar dispuesto a cambiar”.

19. “Lo fundamental para mí en DSTAgE es que la gente al salir quiera compartirlo y contarlo. Es la mejor comunicación que puede haber, sea un cliente o periodista”.

20. “Mantener el ritmo creativo en el día a día es muy complicado. Yo estaba muy estresado. Aguantamos la primera envestida los primeros seis meses. Para seguir, pensé que tenía la necesidad de sacar el proceso creativo fuera del día a día del restaurante, con un espacio y un equipo independientes. Teóricamente, esto debería funcionar. Estamos en ellos, en trabajar en poner una disciplina en la creatividad”.

21. “DSTAgE es un vehículo de canalización de nuestra creatividad, nuestra manera de expresarnos y contra nuestra historia. DSTAgE ahora ya es DSTAgE Concept, porque seguro creceremos. ¿Más proyectos? Seguro. ¿Otro local? Quién sabe”

22. Las rutinas paralizan”.

23. “Es clave intentar aislarte de las opiniones ajenas”.

24. “Si crees en lo que haces, las cosas acaban saliendo”.

25. “Lo más importante en la creatividad es nunca dejar de soñar”.

Más información sobre Diego Guerrero en el Directorio de Chefs:

 

Fuente de las fotos: MFG-Gastroeconomy.

Acerca del autor



"Soy economista de formación y periodista de profesión. Mi vocación es escribir, casi de lo que sea. Por una promoción profesional, empecé a escribir sobre gastronomía como vía de escape y, tras unos años, es a lo que decidí dedicarme, con el portal GASTROECONOMY como principal proyecto. Me encanta comer y escribir y sostengo que, en el sector gastronómico, hay mucho que contar desde la seriedad, el rigor y la profesionalidad. La palabra 'foodie', que formó parte del subtítulo de este 'site' en sus primeros años, hoy me da alergia. En todo caso, el lujo es poder escribir, algo que me encanta y que me enseñaron a hacer en mi casa y en el diario económico Expansión (www.expansion.com)”.

1Comment

Publicar un comentario