El auténtico chiringuito ibicenco

En el blog Comidas y Vividas, Rafa Pola hace un recorrido por algunas pistas veraniegas en Ibiza , con una parada en el chiringuito de Sa Punta.

La geografía gastroestival de Ibiza viene delimitada en buena medida por los populares chiringuitos de playa. La mayor parte de los conocidos dejaron hace tiempo atrás la precariedad de las cuatro paredes de aglomerado y la provisionalidad de una ilegalidad casi siempre amenazada. Hoy son “señores restaurantes” donde suele comerse bastante bien, pero, eso sí, a unos precios que rivalizan con los de los grandes establecimientos convencionales de siempre.

Lugares como Es Torrent, Sa Caleta, El Bigotes… son hoy verdaderas instituciones en el panorama de la restauración pitiusa. En agosto, en estos comedores ya célebres, ni es fácil encontrar mesa, ni es posible hacerlo a precios moderados. Hay platos como los raones, unos pescados parecidos a los salmonetes, pero de sabor mucho más delicado,  que tanto por su extremada escasez como por su suculenta exquisitez pueden cobrarse en estos sitios, por encima de los 40 euros la ración.

No demasiado lejos de Ibiza ciudad, en el extremo oriental de la playa de Talamanca, se encuentra Sa Punta. En el inicio de este saliente de la costa, se ubica, desde hace años, el restaurante Sa Punta de Pachá.

Pista en Sa Punta

Poco más allá, al borde del mar, en pleno roquedal, aparece un sencillo barracón que alberga una elemental barra playera. Algunas mesas y bancos corridos cubiertos por vulgares sombrillas y un tenderete con  aire de total provisionalidad donde puede verse  una cocina de campaña. Es el chiringuito de Sa Punta. Una carta verbal cantada por un par de jóvenes camareros te informa de lo que hay: sardinitas a la plancha, sirvia, dorada, lubina, gambas rojas, sepias, calamares… Todo acompañado de una especie de ensalada campera con tomates y lechugas de los que saben y ricas patatitas cocidas con trocitos de pimiento verde y cebolla joven.

Todos los pescados, incluidas las últimas raciones de atún de temporada y los salmonetes de roca, se sirven en un perfecto punto de plancha. Para los que no quieran pescado, en este genuino kiosko de playa, también sirven  unas estupendas chuletillas de cabrito. Para finalizar, flaó, una riquísima tarta de queso con hierbabuena y un café caleta (café de puchero con ron y canela).
Mientras saboreas tu comida con el contrapunto de una suave brisa y el Mediterráneo salpicándote los pies, verás perfilarse a lo lejos Dalt Vila, como la difuminada ilustración de un espejismo de mar flotando sobre los brillos del agua. Entre bocado y bocado, a pocos metros de donde estás, también te distraerán los cuerpos desnudos de los visitantes más jóvenes de esta isla hedonista. Todos estos placeres para los sentidos, podrás disfrutarlos por menos de 25 euros, bebidas incluidas. Si no tienes otra cosa que hacer, puedes quedarte tranquilamente en tu mesa, zambullirte de vez en cuando en el mar y esperar con un gin & tonic a que se ponga el sol. Puro placer. Puro Ibiza.

Acerca del autor



“Soy publicista, viajero y coleccionista. En publicidad he hecho y he sido casi de todo: creativo, responsable de cuentas, director general, consejero delegado y vicepresidente en agencias nacionales y multinacionales. Colecciono casi de todo: plumas, carteles, cajas de hojalata, arte y fotografía antigua y moderna, y libros de viajes; pero la colección que más valoro es la de personas que merecen realmente la pena”. ...POR QUÉ NOS GUSTA RAFA EN GASTROECONOMY: Es un inquieto viajero y gourmet al que es posible encontrar en Groenlandia, Islas Comores, Tíbet, Australia o Pakistán. Viaja para después contarlo. Ha publicado en El País, El Mundo-Siete Leguas, La revista de la Sociedad Geográfica de España, Fuera de Serie, XL Semanal y Arte de Vivir. Posee más de 3.000 cajas de hojalata con publicidad (probablemente, la mayor colección de este objeto en España). Le gusta autodefinirse como "no experto en lo culinario y en lo gastronómico". Creemos que es más experto de lo que dice, pero estamos seguros de que es un curioso que descubre sitios y cuenta su experiencia en la mesa, que contempla como un todo más allá de una simple comida. Su email: pola.rafael@gmail.com

4 Comentarios
  • Nacho
    Publicado a las 13:13h, 03 agosto Responder

    Estas cosas cuanto menos se sepan mejor!!!

  • Jonathan
    Publicado a las 15:46h, 04 septiembre Responder

    Un local en el que no existe el agua corriente, ni servicios y la dudosa higiene de alguno de los camareros no se corresponde con los altos precios que ponen en los platos.

    Muy atentos a la hora de pagar. Revisar y sumar bien la cuenta ya que nos han cobrado 50€ de mas.

    No recomiendo este local

  • montse
    Publicado a las 23:28h, 15 junio Responder

    hay un montón de sitios espectaculares en Ibiza!

    aquí nuestros 5 sitios favoritos para comer con vistas,… esperamos que os gusten también!

    https://friendsyfoodotrasciudades.wordpress.com/2016/06/14/ibiza-top-5-sitios-para-comer-junto-al-mar/

  • Ibiza y el HEART sin corazón de los Adrià - Eva Ballarin
    Publicado a las 15:04h, 25 enero Responder

    […] verano han preferido cenar en Cas Pagès, Can Pujol, Can Costa, Can Pilot, Ses Boques, Sa Trenka, Sa Punta, Sa Carbnoneria o el nuevo Aubergine, un delicioso espacio en Santa […]

Publicar un comentario